Archivo de la etiqueta: destacado

Julio Nóbile, otra esperanza en martillo

Por Cristian Gómez / Diario Clarín

Los Juegos Olímpicos de Buenos Aires 2018 finalizaron hace un mes y todavía siguen dejando historias para contar. De los 141 atletas argentinos que disputaron el evento, hay uno que cuenta con una historia muy particular y que tiene sus orígenes en lo más profundo del interior del país.

Julio Nóbile, nacido hace 17 años en el paraje rural La Vanguardia (cuenta con 102 habitantes), ubicado al norte de Santa Fe y a 150 kilómetros del límite con Chaco, compitió para la misión en lanzamiento de martillo y finalizó octavo. “Haber disputado esos Juegos Olímpicos de la Juventud ya fue un sueño cumplido”, le contó a Clarín quien por estos días descansa aunque ya imagina los Campeonatos Sudamericano y Panamericano juveniles de 2019.

Su historia con el atletismo comenzó de una manera muy particular. Pese a que su lugar en el mundo es La Vanguardia (ni siquiera aparece en googlemaps), Nóbile va a una escuela de alternancia en La Sarita, un lugar ubicado a 20 kilómetros de su hogar y en la que tiene 15 días de clases seguidos y luego 15 días libres. Allí, gracias a la incentivación de su profesor de educación física, Bruno Mosiman, a partir de los 11 años empezó a lanzar el martillo y a sumergirse en el mundo del deporte. “El siempre insistía en que hiciéramos atletismo porque como somos pocos chicos en comparación con otras escuelas, no alcanzábamos a armar un equipo completo de fútbol de la misma edad. Entonces insistió e insistió”, recordó Nóbile sobre aquellos primeros contactos con el deporte que lo tiene como protagonista.

Pese a que recibía el constante apoyo de Mosiman y realizaba la actividad a diario, lanzar el martillo no le hacía mucha gracia. “Al principio a mí no me gustaba para nada. Durante el primer año no podía hacer el ‘click’ necesario para poder decir ‘voy a hacer atletismo’. No encontraba la pasión”, contó. Pero después de haberse destacado en varios torneos regionales y nacionales, en los que empezó a ganar y a mostrarse a lo largo y ancho de Argentina, le tomó el gusto al lanzamiento. Ya en 2015, en un Campeonato Nacional recibió la noticia de que había ingresado a la lista de los atletas preseleccionados para Buenos Aires 2018 y esa fue la noticia bisagra para aumentar esa llama de la pasión por el atletismo. “Esa noticia me dio la alegría, la emoción y la pasión necesarias para seguir lanzando”, recuerda con alegría.

Aunque hoy está entre los diez mejores del mundo en su categoría y cuenta con los elementos básicos para entrenarse, en sus inicios eso no fue así. “Cuando Julio empezó a andar bien el abuelo le hizo martillos caseros de plomo de tres o cuatro kilos, con manijas de hierro. Realmente muy rústicos. Recién cuando cumplió los 15 años pudimos conseguirle un martillo de verdad”, le contó a este diario Bruno Mosiman, que además de haber sido quien lo inició hoy es uno de sus entrenadores.

A partir de su ingreso al proceso de clasificación de los Juegos Olímpicos, junto a Mosiman comenzó a trabajar Daniel Gómez (ex e campeón sudamericano de martillo y padre de Joaquín Gómez, también lanzador) como otro de sus entrenadores. “En la fase final de su preparación para Buenos Aires 2018 yo sugerí que no fuera al CeNARD porque era lejos y nosotros íbamos cada tanto. Entonces propuse que viniera a practicar al parque Domínico, donde estoy yo. Así que primero vino con su entrenador santafesino a un hotel de Quilmes durante 20 días y de allí se fue encantado. A partir de allí lo ideal era tenerlo en mi casa ya que su entrenador no podía venir siempre a Buenos Aires. Así que a partir de ese momento fue uno más de la familia. Es como un primo para nosotros”, contó Daniel Gómez.

Este año su mejor marca fue 73.98 metros con el implemento de 5 kg (el 16 de septiembre en Buenos Aires) y en siete concursos tiró por arriba de los 70 metros, incluyendo el Sudamericano u18 de Cuenca, donde obtuvo la medalla de bronce.

En los Juegos de Buenos Aires,  en la sumatoria de sus dos mejores lanzamientos (66,09 y 69,21), Nóbile quedó lejos del podio pero se llevó un diploma olímpico. Aunque no obtuvo una medalla, tanto en La Vanguardia como en La Sarita fue recibido como un ídolo. “A Julio lo recibieron como si hubiera ganado. Para la gente de acá él ganó. Que haya estado en los Juegos, para nosotros y la gente del pueblo equivale a que haya ganado”, concluyó Mosiman, uno de los que transformaron a Julio Nóbile de un humilde chico de pueblo a todo un atleta olímpico.

Julio Nóbile tiene la posibilidad así de integrarse a una especialidad de gran tradición en el atletismo argentino, con nombres que van desde Federico Kleger (olímpico en la década del 30) hasta los que dominaron a nivel sudamericano como José Alberto Vallejo, el citado Daniel Gómez y (actualmente) su hijo Joaquín, Andrés Charadía y el máximo campeón y todavía recordman nacional Juan Ignacio Cerra, también procedente de Santa Fe.

Los juveniles velocistas argentinos lucieron en Santiago

La campeona y recordwoman nacional junior de los 100 metros llanos, Guillermina Cossio, al igual que Franco Florio ganaron esa prueba durante el torneo internacional New Balance, realizado este viernes 16 de noviembre en la pista de San Carlos de Apoquindo, en Santiago de Chile. Cossio, representante argentina en los últimos Mundiales u18 y u20, ganó este viernes con 11s.83, seguida por la colombiana Shelsy Romero con 11s90 y otra argentina, Catalina Ríos, quien marcó 12s20.

En varones juniors, Florio logró los 100 metros con 10s70 (viento de 1,5 ms), delante del colombiano Luis David Saltarín con 10s85.

En los 3.000 metros para la u18, también triunfó un argentino, Daylan van der Hock, con 9m17s76.

En los 800 metros para damas juveniles, la aregntina Margarita Giovacchini fue segunda con 2m21s06, triunfanod allí la local Berdine Castillo con 2m15s96.

La figura del torneo fue el local -y medallista del Mundial junior- Claudio Romero, al conseguir un registro de 58,04 m. en lanzamiento del disco con el implemento de 2 kg. Quedó cerca de la plusmarca sudamericana de la categoría u20 con dicho implemento.

Los atletas argentinos ganaron ocho pruebas en la Araucania

Las pruebas de pista y campo concluyeron este jueves 14 de noviembre en Punta Arenas (Chile) por los 27° Juegos Deportivos de la Araucanía, cuyo capítulo atlético se cierra el viernes 15 con las competiciones de ruta. Estos Juegos están reservados a los u20 de las provincias australes de la Argentina y Chile.

La campeona nacional menor Agustina Moraga (Neuquén) se llevó el título de jabalina en la Araucania con 41.18 metros, en tanto la mediofondista pampeana Bianca Montiel emergió como una de las figuras del evento al triunfar en los 3.000 metros con 10m26s88 y con la posta 4×400 de su provincia (4m03s05). Montiel, además, escoltó a la promisoria mediofondista chilena Laura Acuña en los 800 con 2m14s07 y en los 1500 con 4m38s24.

La rionegriana Renata Acosta se impuso en los 100 metros llanos con 12s74 y tue tercera en los 100 metros vallas con 16s16. Los otros triunfos argentinos fueron obtenidos por la pampeana Camila Belén Hoya (59s16 en 400 llanos) y los representantes de Chubut: Denisse Luna en salto triple con 11.85, Lautaro Mantello en salto en alto (1.89) y la posta x100 masculina con 43s50.

El menor neuquino Eduardo Reinholds fue subcampeón en 100 con 11s06 y en 200 con 2241s, pruebas ganadas por el chileno Andrés Erich Steuer. Y otro menor destacado fue el rionegrino Daylan Griffits, subcampeón en 400 con 50s77, en 400 vallas con 56s91 y en 800 con 1m56s73.

La Navidad adelantada: los regalos de Braian Toledo con los barrios carenciados

Hay días en los que Braian Toledo brilla más que en la pista y se convierte en un héroe sin jabalina. Al menos una vez al mes uno de los mejores deportistas olímpicos del país carga su auto con bolsas de mercadería y sale a recorrer los barrios aledaños a su Marcos Paz natal. Con la ayuda de su novia, la impulsora de la idea, el atleta va por calles y cuando observa una casa o lugar necesitado, se baja, toca la puerta y ofrece su regalo. “¡Hola! Si no se ofenden, quería dejarles esto, quizá los ayude un poco”. Braian apenas explica por qué lo hace, no dice quién es ni acepta fotos o grandes agradecimientos. Sólo le interesa ayudar porque vive con su historia a flor de piel. Sabe que él pudo darla vuelta, que hoy su realidad es otra por ser uno de los mejores lanzadores de jabalina del mundo, pero no se olvida de las necesidades que pasó. “A mi familia le hubiese venido bien algo así.Pasamos frío y hambre, por eso me llena de placer poder ayudar a gente que está en una situación parecida a la nuestra”, explica quien se metiera en la final de los Juegos Olímpicos de Río 2016 (fue décimo) y hoy se entrena para ir por más en Tokio 2020.

Toledo destina cada mes un porcentaje fijo de sus ingresos para hacer esta movida solidaria y asegura que no hay sentimiento más hermoso. “Es algo único, difícil de explicar. Te sentís Papá Noel”, dice mientras cuenta cómo reacciona la gente cuando llega de sorpresa. “Muchos no entienden, algunos no me conocen. Preguntan si es verdad, por qué lo hago”, cuenta quien hoy ya no lo realiza al azar porque encontró los lugares que necesitan más y va directo allí. Eso sí, esta solidaridad que practica a diario le vuelve de las formas más emotivas. “Hace unos años yo volvía para casa y vi a un hombre, con su hijito, revolviendo la basura. Era fin de mes y a mí me quedaban sólo 50 pesos en la billetera porque justo en esos días habíamos hecho una compra importante. Pero ni lo pensé:se los di al nene para que se los alcanzara al padre. Cuatro años después, cuando mi mamá empezó a estudiar en una escuela nocturna, se cruzó con una mujer que, cuando la vio, se puso a llorar desconsoladamente. Cuando se calmó, le contó esta misma historia. Le dijo lo que había significado ese gesto para ellos, que en ese momento su esposo no había reaccionado para agradecerme como me merecía. Mi mamá se emocionó, volvió a casa y me agradeció lo que yo había hecho. Yo le respondí que era lo que ella había alimentado en mí. Hoy seguimos ayudando a esa familia, como a otras… Y es lo que me hace feliz, lo que me llena el alma y el espírituMe alegra tanto como ganar una competencia”, relata Braian con una sensibilidad que impacta.

Cada acción en la vida de este deportista tiene que ver con una historia que incluyó abandono (de su padre), violencia y una frase de su madre (“No sé qué voy a darles de comer mañana”) que lo estremeció de chico y resume las necesidades que pasaron los Toledo. Hoy la vida es otra, aunque haya días en los que Braian aún no lo pueda creer. “Honestamente me sigue pareciendo increíble cómo pude cambiarla. Me levanto y me pregunto si es verdad. Hace años dormíamos todos apretados en una casilla, no había para comer, mi vieja trabajaba por 20 pesos para comprar un kilo de pan y yo les hacía la tarea a mis compañeros por algunos centavos para intentar ayudarla. Por eso todo lo que me pasa lo vivo el doble y me gusta tanto ayudar. Yo sé lo que es tener hambre, dormir en el piso, con frío o calor… Y eso, para mí, no tiene que ser siempre así. Yo entendí que podía cambiar mi realidad. Me lo propuse, me esforcé, fui disciplinado y lo conseguí, aunque con ayuda de mucha gente también. Por eso me gusta devolver”, reconoce a los 25 años.

Por eso Toledo no dudó en sumarse a Huella Weber, el programa social de Weber Saint Gobain que elige a deportistas con conciencia social para protagonizar cambios en la sociedad eligiendo un lugar para refaccionar con los materiales que pone la empresa. “Elegí la ONG Manos en Acción en Marcos Paz porque me hace acordar mucho al comedor que yo iba de chico, a tomar un mate cocido con pan casero o tortas fritas. Yo pasé por eso y sé lo importante que es, lo bien que me sentía y no sólo por poder comer”, rememora. En Manos en Acción está Mónica con su marido, sosteniendo un merendero al que cada día asisten entre 30 y 40 chicos con hambre y necesidades de contención. “Yo estoy muy comprometido. Cuando fui hace poco y vi los cambios en infraestructura me emocioné mucho. En poco tiempo comenzaremos con la segunda etapa de refacción, aunque yo sigo ayudando. Ahora haré donaciones de panchos porque van a instalar un puesto para vender en el Motorshow de Marcos Paz”, cuenta. Braian se siente orgulloso de participar de este programa junto a colegas (y amigos) olímpicos. “Es único compartir un programa que ayude a la gente con ParetoChiaraviglio, Crismanich, Delfi Merino y otras del deporte. Entre todos nos ayudamos y potenciamos los proyectos. Es soñado. Weber es hoy la única empresa que hace algo así, ojalá otras la imiten. Yo no me lo voy a olvidar en la vida porque me ayuda a ayudar y, además, nos permite descubrir cosas nuestras y nos muestra que hay otro mundo”.

NOTICIA de Infobae

Nuevos triunfos argentinos en Punta Arena

Los atletas argentinos ganaron otras cinco pruebas, al cumplirse -este martes 13 de noviembre- el segundo día de competiciones en los Juegos de la Araucania en Punta Arenas (Chile) para la categoría u20.

La mediofondista pampeana Bianca Montiel (FOTO) ganó los 3.000 metros llanos en 10m26s28 y Camila Hoya, de la misma provincia, se impuso en 400 con 59s16. Además, La Pampa ganó la 4×100 femenina en 50s.85. La rionegrina Renata Acosta fue la vencedora en los 100 metros con 12s.74 y Chubut logró la 4×100 de varones con 43s50 formando con Santiago y Gobnzalo Wang, Marcos Villagra y Nicolás Molina.

El velocista neuquino Eduardo Reinolds marcó 11s.06 sobre 100 metros y escoltó en esa prueba al chileno Andrés Steuer (10s83). En los 400 llanos, ganados por el chileno Cristóbal Muñoz con 49s75, llegó segundo el rionegrino Dylan Griffits con 50s77.

Una de las figuras del día fue la chilena Mariana García, al botener el lanzamiento del martillo con 54,19 metros.