Braian Toledo, desde Finlandia

Por Julián Mozo

Braian Toledo no es un especialista en comodidades. Nunca las tuvo en su crianza en Marcos Paz y tampoco las necesita ahora, en pleno desarrollo de su prometedora carrera. Por eso, hace casi un año, tomó la decisión de dejar al entrenador de toda la vida y, posteriormente, radicarse en Finlandia para aprender de un maestro, el finés Kari Ihalainen. Un cambio radical, con todo lo que conlleva para un chico apegado a sus orígenes, a la familia, a los lugares que hace años suele frecuentar para entrenar y vivir. El objetivo fue una apuesta, ir por más, algo más grande, un salto de calidad que le permita situarse en la elite de los lanzadores de jabalina. Hoy, tres meses después de la partida, cuenta cómo está siendo esta nueva etapa en su vida. “La verdad es que tomé una decisión muy grande, honestamente es duro por momentos porque se extrañan muchas cosas, pero a la vez es un sueño estar acá y lo estoy disfrutando. Puedo decir que estoy muy feliz, entrenando muy bien y convencido que tomé la mejor decisión de mi vida porque tengo claro que sin sacrificio, no hay recompensa”, cuenta el atleta de 23 años, que lleva ocho meses de los cuatro años que arregló con quien es considerado por muchos como el mejor coach de jabalina de todos los tiempos.

Cuando enumera las cosas que ha dejado, Braian hace mención a sus afectos: “La familia, la novia, mi perro, los amigos… Pero estoy seguro que no me voy arrepentir por todo lo que estoy creciendo y aprendiendo, como ser humano y en lo deportivo. No tengo dudas de que esto me va a llevar a grandes resultados en el futuro”, asegura quien, por lo pronto, ya viene cosechando interesantes metas y marcas en este año de transición. En un torneo en Finlandia, con algunos de los mejores del mundo (como el campeón olímpico), fue bronce al lanzar 78.17 metros y pocas semanas después, en Paraguay, ganó la medalla de oro del Sudamericano por primera vez con 79.93 y logró el oro y ansiado pasaje al Mundial de Londres (del 4 a 13 de agosto). “Son buenos resultados en un plan que tiene como último objetivo llegar muy bien a Tokio 2020”, expresa Braian, que ya pegó la vuelta y está otra vez en Finlandia junto a Kari.

-¿Y cómo es vivir en Finlandia, Braian? ¿Qué es lo más raro, lo más lindo?
-Vivir en Finlandia es raro, casi todo muy diferente a nuestro país. La cultura es totalmente distinta, también las personas. Nosotros somos mucho más sociables, más compañeros. Lo lindo de acá es que la gente me trata increíble, me cuida, me protege, me enseña y hacen sentir muy bien, como si ya fuera mi segunda casa…

      Finlandia es cuna de grandes lanzadores. Quizá por eso no sorprenda que Braian admita que “la gente me reconoce más acá que en Argentina porque se sabe que vine especialmente a este país y además me entrena Kari, que aquí es una leyenda. También hay que decir que en Finlandia el deporte nacional es la jabalina”.
-¿Cómo es entrenar (y vivir) con tanto frío? Te vimos corriendo en la nieve, a lo Rocky Balboa…
-Sí, hace mucho frío, aunque yo justo llegué cuando se estaba yendo el invierno. Se entrena siempre, como sea, porque acá están acostumbrados. Y yo, no importa la condición, lo hago con una sonrisa porque es lo que me gusta hacer. Es cierto que hemos corrido en la nieve, como se ve en el video, porque con el team de Kari, si bien tenemos la posibilidad de hacerlo bajo techo, elegimos hacerlo afuera porque nos hace sentir mejor. Es, además, una nueva experiencia, al menos para mí.

                La nota vuelve a girar en torno a Ihalainen y es normal. “Es el mejor coach del mundo”, asegura Braian. Ya jubilado (ejerció como ingeniero), Kari sólo entrena por placer y elección. Y, a los 62 años, la suya fue Braian . Es como si un futbolista argentino quisiera mejorar y Guardiola, Mourinho, Zidane o Low lo hubiese seleccionado. “Nos llevamos muy bien, diría que la relación es genial. El me hace sentir muy cómodo, siempre está buscando eso porque cree que luego llegarán los resultados”, explica Toledo, quien asegura que el entrenamiento “viene genial”. Y proporciona datos. “Estoy un 15% mejor que el año pasado en estado físico”, precisa el de Marcos Paz.

            La distancia no aleja a Toledo de sus afectos. Y de los compromisos asumidos. Como el de la ONG Arriba los Pibes que ayuda dentro su barrio a través del programa Huella Weber de la empresa Weber Saint Gobain, que viene mejorando la infraestructura del lugar desde hace años. “Esta ONG me moviliza porque representa mis raíces, es donde me encanta volver. Y además porque da contención a chicos que lo necesitan”, cuenta, emocionado. Su visita al lugar, hace poco, conmovió a todos, sobre todo a Braian, como se ve en el video. “Vi las caras de niños soñadores, que tienen pura bondad y transparencia. Y esa es la clave para ayudar a cambiar muchas de las cosas feas que pasan hoy. Si esos chicos tienen una buena guía, un buen profe y un lindo lugar no creo que tomen malas decisiones”, asegura. También se sorprendió con el avance de las obras. “Yo siempre estuve en contacto con Mónica, la líder del proyecto, pero ir y ver las mejoras me llenó de satisfacción y felicidad”, explica quien sigue de cerca todo desde Finlandia. “Es mi aporte, un granito de arena, para buscar cambiar la realidad de muchos chicos”, cierra. Así es Braian, un joven comprometido con su carrera. Y con la sociedad.

Adiós a un grande del atletismo argentino de los 70 Emilio Mazzeo

Víctima de un ataque cardíaco, este lunes 10 de julio y a los 66 años ha fallecido uno de los grandes atletas argentinos de la década del 70, Emilio Angel Mazzeo. Oriundo de Córdoba, desarrolló también allí -al retirarse de la actividad competitiva- una intensa tarea como docente, entrenador y preparador físico. Siempre estuvo integrado a nuestro deporte -su padre fue directivo de la Federación Cordobesa- y su hermano Edgardo también se destacó en lanzamiento del martillo, en las categorías juveniles.

Dentro de una campaña que le tuvo como principal protagonista en salto en largo y salto triple, además del decathlon, Mazzeo vivió su cumbre personal un 15 de octubre de 1975 en la Ciudad de México, en el marco de los Juegos Deportivos Panamericanos. Ese día, la prueba de salto triple fue ganada por el brasileño Joao Carlos de Oliveira con un impresionante récord mundial de 17.89 metros, que tuvo una década de vigencia y que aún hoy permanece entre las mejores marcas del ránking. Mazzeo ocupó el 7° puesto pero, a la vez, produjo su propio hito: con 15.85 metros batió el récord argentino que Luis Antonio Brunetto había fijado 51 años antes en los Juegos Olímpicos de París (15.42) y que fue, de esta manera, el récord nacional “más longevo” en la historia del atletismo nacional.

Mazzeo fue el símbolo del atletismo de Córdoba en aquella época, junto a ese formidable lanzador llamado Juan Adolfo Turri (quien también falleció por un problema cardíaco hace pocos años).

Los comienzos de Mazzeo se dieron en largo y salto triple, pero su incursión en el decathlon fue de joven, para retornar luego a la especialización en los saltos. Integró el seleccionado nacional que conquistó el Sudamericano Junior de 1968 en Sao Bernardo do Campo (allí también estaban Turri y otros destacados atletas de su provincia como el cuatrocientista Milton Copparoni).

Tras obtener los títulos nacionales del decathlon en 1970 y 1971 -disputados ambos en la capital de su provincia- Mazzeo fue incluido en el seleccionado nacional de mayores para el Sudamericano de Lima (71) donde logró la medalla de bronce con 6.478 puntos según la tabla actual, que fue su más alta producción personal. Escoltó a la entonces imbatible dupla venezolana de Héctor Thomas y Ramón Montezuma. En ese mismo Sudamericano, Mazzeo quedó sexto en triple y séptimo en largo.

Meses más tarde, ganó el decathlon durante el triangular Argentina-Brasil-Chile en Rio de Janeiro, con 6.433 puntos. Pero, a partir de allí, se concentró en los saltos horizontales. Y en el Campeonato Sudamericano de Santiago de Chile (1974) -el que sería el último del historial que escaparía al dominio de Brasil en hombres- Mazzeo llegó a su consagración: logró la medalla de oro del salto en largo con 7,29 metros. Justamente allí aparecía Joao de Oliveira, quien ganaba el salto triple, delante de su compatriota y medallista olímpico Nelson Prudencio, mientras Mazzeo ocupaba el cuarto puesto. Un año más tarde, en el Sudamericano de Rio, donde Oliveira ganó ambas pruebas, Mazzeo fue subcampeón de largo con 7.39 y sexto en triple, cerrando su intervención en estas competiciones en Montevideo (1977) en el cuarto lugar del salto triple, una vez más terreno del gran Joao “do Pulo”.

Además del citado récord nacional de triple, Mazzeo también se apoderó de la marca nacional de largo. Fue el 22 de junio de 1975 en la capital cordobesa donde, en una misma competencia, igualó el registro de Alfredo Boncagni con 7.48 y lo superó en un intento posterior con tres centímetros más.

Aún hoy, más de cuatro décadas después, sus marcas en saltos permanecen entre las mejores del historial argentino: está sexto en largo y quinto en triple. El entrerriano Eduardo Gabriel Labalta en largo y el mendocino Angel Gagliano en triple fueron sus rivales en la pista, y compañeros de selecciones por aquella época. Eran animadores habituales de los Campeonatos Nacionales, donde Mazzeo acumuló ocho títulos: salto en largo (1973, 1975 y 1977), salto triple (1973, 1974 y 1976) y decathlon (1970 y 1971).

Posteriormente, llegaría el turno de su fecunda labor docente y una entrega al atletismo por siempre. Fue director provincial del Deporte en Córdoba a principios de los 90, preparador físico en Atenas (campeón de la Liga Nacional de Básquet en 1989-1990), directivo de la Federación Cordobesa de Atletismo (tesorero entre 2005 y 2007), y en los últimos tiempos -antes de jubilarse- se desempeñó como docente en el IPEF donde, luego, seguía ofreciendo sus cursos y enseñanzas.

 

 

Chiaraviglio en Jockgrim y la Liga de Diamantes

El atleta santafesino Germán Chiaraviglio, reciente Campeón Sudamericano de salto con garrocha con 5 metros 60 centímetros y clasificado a su tercer Campeonato Mundial de Mayores de Londres 2017, competirá esta semana en Alemania y Marruecos.
Chaiaraviglio de 30 años, tras obtener la clasificación al Mundial de Londres, el tercero de su carrera, viajó a Roma para cumplir con una etapa de entrenamiento, con un clima más propicio.
Desde allí el atleta le confirmó que competirá este miércoles 12 de julio en el Meeting Internacional de Jockgrim (Alemania) y el domingo 16 de julio –por segunda vez en el año-de la Liga de Diamantes en Rabat (Marruecos).

Lauro descartó Londres 2017

Finalizado el campeonato sudamericano de mayores, el atleta Germán Lauro en acuerdo con su entrenador y responsable del área de lanzamientos, Sergio Alfonsini y el Cuerpo Médico y Fisioterapéutico de la CADA, concluyeron que era necesario someterse a una serie de estudios, suspendiendo momentáneamente los entrenamientos, hasta determinar los pasos a seguir. De este modo con este comunicado de Prensa la Confederación Argentina de Atletismo, confirmó que Lauro, el atleta más finalista de la última década, finalista del último mundial de Beijing no estará en el Mundial de Londres, aún cuando recibiera invitación para el evento más importante de la IAAF.
Debe mencionarse que Germán llegó al Sudamericano de Asunción acarreando varias lesiones que le impedían entrenar con total intensidad y calidad, con lo cual fue sobresaliente su actitud para competir en esas circunstancias y conseguir dos medallas para la representación nacional.
Germán Lauro atento a lo mencionado con anterioridad ha descartado la posibilidad de intentar seguir compitiendo para lograr índice que lo califique para Londres, y tampoco ha creído conveniente esperar una posible participación por invitación de la IAAF por ubicación en el ranking mundial. Por lo que no estará en Londres 2017 como atleta.

Luego de concluidos los estudios médicos correspondientes decidirá su futuro deportivo. La CADA destaca su buen criterio y alto grado de responsabilidad deportiva.

Federico Bruno, debajo de los 3m40s en Bruselas

El flamante campeón sudamericano de los 1.500 metros, Federico Bruno, ocupó el 10° puesto en esta carrera en el Grand Prix de Bruselas (Bélgica), este domingo 9 de julio. Bruno marcó 3m.39s.81, el segundo registro personal de su campaña (tiene el récord nacional con 3m38s35 desde hace dos años).

La carrera de Bruselas fue ganada por el neocelandés Nick Willis con 3m.37s.69. Willis fue subcampeón olímpico en Beijing 2008 y bronce en Rio, el año pasado. El argelino TAkieddine Hedeilli llegó segundo con 3m37s88.

Sitio oficial de la Confederación Argentina De Atletismo