Rocío Comba anunció su retiro

La lanzadora oriunda de Río Tercero, poseedora del récord absoluto de lanzamiento de disco, anunció el retiro de la competencia y tuvo un gran reconocimiento en su localidad ya que la pista de atletismo del Polideporivo llevará desde este mes el nombre de “Rocío Comba” en reconocimiento a su enorme trayectoria. Se va con el récord absoluto de lanzamiento de disco en su poder con 62.77 del 12 de mayo de 2012, también ostenta el récord nacional de bala con 16.59 desde 2006.

” Luego de más de dos décadas de carrera y con 30 años, anunció su retiro de las competencias Rocio Comba, atleta olímpica, lanzadora de disco, y la mayor campeona de torneos argentinos de la historia.

“Soy conciente de lo que hice en mi carrera, y también de lo que no hice, pero sinceramente no me gusta creérmela, no ando por la vida mostrando los oros. Tiene que ver con tener los pies sobre la tierra y saber dónde una está parada. Yo no soy solamente 3 Juegos Olímpicos; soy muchas otras cosas. Pero le agradezco mucho a la gente el reconocimiento”, le dijo la atleta a Radio Derecho y Revés de su localidad.

Entrenada por Daniel  Manfredi , Rocío Comba compitió en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Londres 2012 y Río de Janiero 2016.  Fue finalista  en el Mundial de Moscú en el 2013,.Compitió en seis Iberoamericanos siendo campeona en 2008 en Iquique en disco. Durante 12 años participó consecutivamente y fue campeona nacional de bala y disco de 2006 a 2017.

 

Récord sudamericano u23 de Joaquín Gómez

Fuente FAM

Joaquín Gómez batió el récord sudamericano de la categoría U23 en lanzamiento de martillo, este viernes 11 de mayo en el CeNARD, marca que le valió para adjudicarse el Campeonato Nacional Universitario, que estuvo fiscalizado por la Federación Atlética Metropolitana (FAM).

El atleta metropolitano de 21 años estampó una marca de 74,58 metros en su quinto intento con el implemento de 7,260 kilos y mejoró la plusmarca continental que le correspondía al chileno Humberto Mansilla, con 74,41 mts.

Además, Gómez -representante de la Universidad Nacional Arturo Jauretche a nivel académico y de la Escuela Municipal de Atletismo de Avellaneda en el ámbito federativo- elevó a 30 centímetros más el récord nacional U23 que estaba en su poder (74,28 mts) desde el 9 de diciembre del año pasado, en el mismo recinto del CeNARD.

En el plano doméstico, Gómez  sigue ocupando el cetro nacional U23 y Metropolitano y permaneciendo en el tercer lugar del ránking argentino absoluto e histórico de martillo, detrás de Juan Ignacio Cerra con 76,42 mts en 2001 y de Andrés Charadía con 74,66 mts en 1994.

Joaquín Gómez es entrenado por su padre, el ex campeón sudamericana Daniel.

 

Los velocistas argentinos y Levaggi ganaron en Bolivia

“Mario Paz”, el primero de los torneos del Grand Prix Sudamericano en la etapa de Bolivia, se cumplió este viernes 11 de mayo en la pista de Santa Cruz. Bajo difíciles condiciones climáticas -frío y lluvia- los velocistas argentinos se mostraron en buena forma. La recordwoman nacional de los 100 metros, María Victoria Woodward, ganó eta prueba con 12s.09, con viento en contra de 2ms, seguida por la velocista local Alinny Delgadillo (12s.21) y la chilena Javiera Cañas (21s24). También los 100 metros masculinos fueron para un argentino, el campeón nacional Matías Robledo (FOTO) quien marcó 10s77 y terminó delante del chileno Enzo Faulbaum (10s91) y del peruano Andy Martínez (10s92), ex iberoamericano. En los 200 metros, con cronometraje manual, el juvenil Valentín Della Giustina ganó con 21s7. Y en los 400 metros, Noelia Martínez marcó 54s50, para escoltar a la recordwoman chilena María Fernanda Mackenna (54s15).

Otar destacada actuación argentina le correspondió a Micaela Levaggi, al triunfar en los 5.000 metros con 16m29s11, cerca de la marca nacional u23 de Belén Casetta.

En lanzamiento de jabalina, el recordman nacional Braian Toledo quedó en 66.73 m para el segundo puesto, detrás del chileno Francisco Muse (69m00)

Germán Chiaraviglio, rumbo a los Odesur

Por Luciana Aranguiz / DIARIO CLARIN

Portar la bandera argentina en un evento deportivo es un honor con el que sueñan muchos atletas, pero sólo unos pocos logran hacerlo realidad. Para algunos llega como un premio por alguna actuación resonante o como un incentivo por el gran potencial que representan de cara al futuro. Para Germán Chiaraviglio, haber sido elegido como abanderado para los Juegos Sudamericanos es el reconocimiento a una carrera que construyó a base de talento, perseverancia y mucha pasión.

A su regreso de Estados Unidos, donde se entrenó en la costa Oeste con alguna que otra competencia esporádica para aprovechar su visita a California, el santafesino, con una vida dedicada al salto con garrocha, desgranó sus sensaciones ante Clarín por tener el orgullo de portar la bandera celeste y blanca la delegación nacional en la ceremonia inaugural de Cochabamba 2018 el próximo 26 de mayo.

“A veces cuando se evalúan a quiénes elegir para este tipo de cosas por ahí no sólo se tiene en cuenta un resultado técnico, sino toda una trayectoria. Creo que en mi caso fue así. Es una alegría enorme. Imaginate, entre tantos colegas tan talentosos, con tanto nivel y con carreras excelentes, que me hayan tenido en cuenta es un orgullo para mí y para el atletismo. Aunque eso también habla de que me estoy poniendo viejo”, reflexionó Chiaraviglio.

El santafesino no tuvo una carrera fácil. Después de su irrupción a nivel internacional con los títulos mundiales sub-18 en 2003 y sub-20 en 2006, le costó manejar las grandes expectativas externas y sus primeros años en mayores no fueron sencillos. Y cuando la madurez le enseñó a no quebrarse ante la presión, tuvo temporadas muy duras marcadas por lesiones. Aún así, logró meter su nombre en la historia grande del atletismo argentino.

Ganador de once títulos nacionales y actual bicampeón sudamericano, vivió momentos que no se borrarán de su memoria. Como ese salto de 5,75 metros en la final de los Panamericanos de Toronto 2015 con el que se colgó una medalla de plata y estableció un nuevo record argentino. O haber sido finalista en el Mundial de Beijing 2015 y en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

“Esto es un reconocimiento a todos los años que le dediqué a mi deporte y a todo lo que me costó. Tuve años complejos por las lesiones, pero pude recuperarme y volver después al nivel que pretendía. Me parece que todo eso puede haber ayudado para que me eligieran para este gran honor. Es sorpresivo, pero me hace muy feliz”, reconoció el santafesino. Y admitió que los mensajes que recibió de algunos colegas hace todo más especial.

“Que ellos, que son grandes deportistas y algunos hasta amigos que me dio el deporte, me feliciten y se pongan tan contentos como si fueran ellos los elegidos significa mucho. Y vale un montón”, aseguró.

Durante las semanas que pasó en Estados Unidos, terminó primero en un certamen en Los Ángeles con 5,45 metros y quinto en otro, más exigente, en Des Moines con 5,50. Hoy, de vuelta en Buenos Aires, ya tiene la cabeza puesta en Cochabamba.

“La idea es aprovechar estas semanas que quedan para los Odesur para ponerme bien físicamente, porque una molestia en la espalda me estuvo complicando. Todavía me falta un poco para llegar al nivel que creo que hay que tener para estar entre los mejores diez o quince del mundo, pero voy por el buen camino. Pude mantener una estabilidad desde que empezó el año entre 5,40 y 5,50, un piso que en 2017 me había costado bastante. Me veo bien para los Juegos, un poco más grande, pero con muchas ganas de representar a Argentina”, contó Chiaraviglio.

Y aunque la idea de volver a ser olímpico en lo ilusiona, prefiere no mirar demasiado hacia adelante. “Quiero ir despacito. Hoy quiero estar concentrado en los Odesur, que siempre son unos Juegos lindos porque empiezan a encender la llama olímpica y te renuevan la esperanza y las ganas de competir. Me encantaría ir a Tokio, pero sé que no es fácil. Y prefiero ir pensando en los objetivos años por año. Además ya tengo 31 años, físicamente estoy bien, pero hay días que cuesta más. Entonces es bueno ir pensando a corto o mediano plazo. Eso me va a dar más tranquilidad para disfrutar lo que me queda”, afirmó el santafesino, que a pesar del paso de los años y los obstáculos que tuvo en su carrera, no pierde la motivación.

“Soy un apasionado de esta disciplina, muy estudioso de lo que es el salto en sí, de la estadística histórica, de la biomecánica del movimiento, de todo lo que tiene que ver con el arte del salto con garrocha. Soy un obsesivo, pero me encanta. Y cuando uno hace algo con pasión no hay domingos ni feriados y no te pesa. Eso me motiva para seguir”, contó Chiaraviglio, el abanderado argentino para Cochabamba 2018.

Buenos Aires, en el Día Mundial del Running

Buenos Aires es una de las 24 ciudades designadas por la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) para realizar la Milla Popular del 6 de junio, cuando se celebrará el Día Mundial del Running. Se trata de la iniciativa IAAF Run 24-1, anunciada oficialmente por el titular de la IAAF, Sebastian Coe, el último domingo en oportunidad del Maratón de Praga.

En adhesión a esta jornada, la etapa argentina se realizará en la flamante pista sintética del Parque Chacabuco, en Buenos Aires, con la organización y fiscalización de la Federación Atlética Metropolitana, la Asociación de Carreras y Maratones Ñandú y Factor Running.

La CADA asignó a Buenos Aires esta etapa argentina, que se inscribe dentro de los distintos compromisos internacionales que la tendrán como sede en 2018. Entre ellos, la reunión del Consejo de la IAAF en julio, la realización del Maratón Internacional de Buenos Aires/Campeonato Sudamericano como parte de las celebraciones por el Centenario de Consudatle y, en octubre, los III Juegos Olímpicos de la Juventud.

“Esta es una campaña global que inspira a las personas a disfrutar de la experiencia del running”, señaló Sebastian Coe durante el lanzamiento de la iniciativa. “El running es accesible a todos. Es para disfrutarlo, promueve la socialización, la solidaridad y la vida saludable. Y deseamos hacer su más grande y universal celebración”, agregó Coe, quien también fue uno de los más notables corredores de la historia, bicampeón olímpico de 1.500 metros y recordman mundial de la milla.

A las 17 horas de ese 6 de junio, en la pista de Parque Chacabuco, miles de corredores argentinos podrán participar en esta jornada. Las inscripciones serán gratuitas y coordina la FAM en:

https;//goo.gl/forms/Dul3SKpMbQfMCAFI3

Como “capitán” del evento en la selección argentina estará uno de los históricos mediofondistas del atletismo nacional, Luis Migueles. Es el poseedor del récord argentino absoluto de los 800 metros con 1m.46s.01 desde 1986, fue bicampeón sudamericano de esa distancia (1985 y 1987) y subcampeón iberoamericano (1990), representante argentino en los Campeonatos Mundiales y en cinco Mundiales Indoor, finalista en los Juegos Panamericanos (1991) y ganador de diez títulos argentinos de mediofondo (800-1500) en la categoría superior.

La Asociación Ñandú –organizadora del 21k Buenos Aires/Campeonato Nacional el 26 de agosto y del citado Maratón de Buenos Aires- expresó su adhesión a esta jornada “destinada a promover la actividad deportiva. Y que se realizará en el escenario, histórico de nuestro atletismo, y que contribuimos a recuperar con la obra ejecutada el año pasado” junto al Gobierno porteño.

La “IAAF Run 24-1” posibilitará que miles de corredores en todo el mundo participen ese 6 de junio, en una continuidad dada por todos los husos horarios. Comenzará en las ciudades de Oceanía (Auckland y Sydney) y culminará en el norte de América (Toronto, Los Angeles y Vancouver). Las ciudades latinoamericanas que participan, junto a Buenos Aires, son Sao Paulo, Lima, Santo Domingo y México DF, mientras que Europa las sedes son Niza, Berlin (Parque Olímpico), Minsk y Londres (Queen Elizabeth Park). La jornada también se desarrollarán en Tokyo, Beijing, Bangkok, Delhi, Ramallah, Addis Abeba, Johannesburgo, Rabat, Abidjan y Praia (Cabo Verde).

Sitio Web: https://run24-1.org

 

Sitio oficial de la Confederación Argentina De Atletismo