Nazareno Sasia, con proyección a los Juegos 2018

La notable actuación del lanzador entrerriano Nazareno Uriel Sasia en el reciente Campeonato Sudamericano u18 en Cuenca (Ecuador) no sólo lo convierte -junto a nombres como el del garrochista Pablo Zaffaroni o el jabalinista Gustavo Osorio- entre las cartas más firmes de la Argentina para los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud-Buenos Aires 2018, sino que lo instalan como uno de los grandes proyectos del atletismo nacional hacia un futuro no tan lejano.

En el estadio que lleva el nombre del excepcional marchista ecuatoriano Jefferson Pérez, en el barrio de Miraflores, Sasia estableció un registro de 21,40 metros en lanzamiento de bala, batiendo así el récord sudamericano u18 que el chileno Joaquín Ballivian mantenía con casi un metro menos (20.53) desde octubre del 2010 en Santiago, durante una edición anterior de estos mismos campeonatos. Sasia, al mismo tiempo, batió el récord nacional que había fijado con 20.45 el 7 de octubre del año pasado, también en Santiago. Y se colocó al frente del ránking mundial de su categoría en la temporada 2018, donde sólo cinco de sus escoltas están por arriba de los 20 metros. El cubano Juan Carlos Vázquez, con 20.60m, marcha segundo, dos centímetros por delante del chino Jialing Xin. Y luego figuran el sudafricano Lohan Potgieter (20.16), el belarús Alaksei Aleksandrovich (20.14) y el italiano Carmelo Musci (20.12).

Son nombres a tener en cuenta con vistas a los Juegos. En la jornada final del Sudamericano, Sasia también se llevó la medalla de plata en lanzamiento del disco con 57.19m, escoltando al brasileño Vitor Gabriel Motin (58.03).

Sasia tiene, en esta especialidad, el récord nacional con 61,52 m., logrado el 14 de abril en Rosario, un registro que también lo encumbra en el top 10 mundial. No obstante, para los Juegos, sólo puede participar en una especialidad y así, obviamente, estará en bala.

Nacido el 5 de enero de 2001 en la localidad entrerriana de Cerritos, a una hora de la capital provincial, Paraná, Sasia se reveló pronto como un formidable talento para los lanzamientos, acumulando títulos en los Nacionales de las categorías menores y en los Juegos Evita.

En una entrevista realizada por Marianela Ballinoti (Deportea) se cuenta que los inicios de Nazareno Sasia en el atletismo “fueron en la Escuela Municipal de Atletismo de Cerrito, donde lanzaba pelotitas. Allí, Marcelo Borghello, uno de sus entrenadores, se sorprendió ya que el joven logró una medalla durante su primera participación. La diferencia notable que le sacaba al resto de los chicos le hizo darse cuenta de sus condiciones. Luego, probó con lanzamiento de jabalina, Sin embargo, la técnica para esta disciplina requería ciertas habilidades que le costaban. La cola de la jabalina le lastimaba la espalda, entonces decidió inclinarse por disco y bala. Poco a poco, el atletismo se transformó en su forma de vida. ´´Yo lo tomo así porque está todos los días ahí, en los entrenamientos, y pienso en eso todo el tiempo”, manifestó con su característica timidez, esa que provoca que prefiriera que su círculo familiar no lo acompañe a los torneos. Aunque en su interior anhela que lo sigan desde su casa.”. Desde allí, su mamá Soledad, su abuela Rosa y su hermana Ingrid palpitan cada una de sus progresiones atléticas.

Borghello, por su parte, contó en El Diario de Cerrito que  “Nazareno comenzó en la Escuelita de Atletismo Municipal en Cerrito, y con mi hermana Marisol, que es también Profesora de Educación Física, estábamos a cargo, y veíamos que tenía un biotipo ideal, para dedicarse a lanzamiento. Fue a la Fiesta del Gurí en Bovril, participando en el lanzamiento de la pelota de softbol, ganándole a chicos de 12 años. Y eso confirmó nuestra opinión. Con 13 años, ya estaba en Mar del Plata en las Finales Nacionales Evita, subiendo al podio. Tiene una gran conducta deportiva, intachable, humilde, de perfil muy bajo y dedicado a esto. Ama la disciplina y se entrena  todos los díasdías de la semana. Tres días en el Parque Berduc; tres días en Cerrito. Va al gimnasio tres veces por semana, y los domingos, como lo tiene libre, se va a entrenar un rato al Polideportivo que le queda a una cuadra y media de su casa. Eso, nos da una pauta. Es un apasionado de la disciplina, y por eso son los logros. Aparte de ello, mi agradecimiento a Sergio Alfonsini. Sabemos quién es dentro del atletismo, y que esté cerca de Nazareno le permite mejorar día a día, gracias al Municipio de Cerrito que hace lo posible para que pueda ir a Paraná tres veces por semana, y tenga la influencia y los conocimientos que le brinda Sergio, quien le abrió las puertas, al margen de que lo descubrimos en Cerrito. Nazareno es muy puntal, aparte  su mama y  su abuela, lo apuntalan muy bien”

Durante 2016, fue campeón nacional u16 en Neuquén con 19,41 m. (implemento de 4 kg), récord para dicha categoría. Y ese mismo año compitió en la u18, quedando segundo en bala de los Nacionales con 16.08 (ya con el implemento de 5 kg) y ganando en disco con 50.37 m. Esa actuación le valió su nominación para el Sudamericano u18 de Concordia, donde fue 7° en bala con 15.33 y 6° en disco con 51.10, en su primera experiencia internacional.

Durante 2017 pudo realizar entrenamientos en centros como los de Porto Alegre y León (España), participó en la gira de los menores argentinos con proyección olímpica, compitiendo en los Nacionales de España y en el torneo de Gotenburgo (Suecia). Al retornar, se apoderó de los títulos nacionales u18 de bala (18.18) y disco (52.39), en el certamen realizado como inauguración de la pista sintética de Concepción del Uruguay. Y dos meses más tarde, se consagró campeón de ambas pruebas en los Juegos Odesur u17 en Santiago de Chile, cuando atravesó por primera vez los 20 metros en bala (consiguió los citados 20.45 como récord nacional) y ganando en disco con 58.67.

En vísperas de su incursión en Cuenca, retuvo los títulos nacionales en Buenos Aires ocn 203.1 en bala y 57.42 en disco.

Nazareno estudia en el Colegio Nacional N° 41 de Cerrito, pero entrena tanto allí, en el Polideportivo local, como en el Parque Berduc de Paraná, adonde viaja diariamente y donde cuenta con la asistencia del entrenador nacional de lanzadores, Sergio Alfonsini.

“Es un chico talentoso, único, especial. Un chico tocado por una varita”, dijo Borghello, quien lo “descubrió” cuando vio su poderío en las categorías infantiles. En la citada entrevista para Deportea, Nazarena expresó que  “cada vez que compito siento ganas de superarme, superar mi marca y a mí mismo, hacer las cosas bien. Eso es lo que me motiva todos los días.” Su familia es muy importante y lo apoya siempre. “De un pueblito tan chico llegar hasta donde llegó es algo impresionante”, dice su madre, Soledad.

Seguidor del fútbol e hincha de Boca, dentro del atletismo Nazareno tiene, como referencia lógica, al gran lanzador de bala argentino -y finalista olímpico y mundial- Germán Lauro, con quien tuvo oportunidad de compartir algunas experiencias.

Foto: Gentileza Oscar Muñoz Badilla / desde Cuenca