Los antecedentes argentinos en los Juegos de la Juventud

En pocos días, el atletismo -y el deporte argentino todo- vivirán un acontecimiento inédito: la Ciudad de Buenos Aires será la sede de los Juegos Olímpicos de la Juventud, en su tercera edición. Este evento bajo la programación del COI se inició en 2010 en Singapur y continuó cuatro años más tarde en Nanjing, China.

En aquella primera edición, el atletismo nacional tuvo una medalla de oro con el histórico triunfo de Braian Toledo en lanzamiento de jabalina (implemento de 700 gramos), donde alcanzó los 81,78 metros.

Los otros atletas argentinos que participaron en aquellos Juegos, tras el certamen clasificatorio en Brasil, fueron:

Federico Bruno:  con 8m52s78 en su serie, llegó a la final B de 3.000 metros y allí marcó 8m58s63.

Leandro Monje: 6.81 m. en la clasificación de salto en largo.

Belén Casetta: tras marcar 1m04s58 en su serie de 400 metros vallas, quedó 5a. en la final B con 1m.04s.34. Hoy es la recordwoman sudamericana de los 3.000 metros con obstáculos.

Betsabé Páez: con 1.76 m. en la clasificación de salto en alto, accedió a la ronda decisiva y logró el 6° puesto con 1.79 m.

Cuatro años más tarde, en Nanjing, el atletismo argentino contó con tres representantes:

El velocista Daniel Rodrigo Londero: 5° en serie de 100 metros con 11.04, terminó 4° en la final b con 11s.02.

El lanzador Julián Pereira. En la clasificación de bala logró el entonces record nacional u18 con 18.78 m. y accedió a la prueba decisiva, en la que quedó 8° con 18.64 m.

Micaela Levaggi. La atleta marplatense, que acaba de lograr la medalla de oro de los 1500 en el Sudamericano u23, estuvo en los Juegos en China y fue 6a. en su serie de esa distancia con 4m32s77.  En la final B terminó 3a. con 4m36s.72.