La promisoria juvenil Guillermina Cossio

Murphy es una pequeña localidad santafesina, 150 km al oeste de Rosario y a pasos (20km) de la más conocida Venado Tuerto. Allí, en Murphy surgieron destacados deportistas, algunos -hoy- de fama mundial como Mauricio Pocchettino, el DT del Tottenham británico, en cuyo equipo también está otro jugador surgido de la misma ciudad (y convocado para nuestra Selección), Paulo Gazzaniga. Ex jugadores como el volante Bisconti o los mellizos Andrés Desábato (arquero en Platense) y Leandro Desábato (volante en Vélez) también surgieron de Murphy, donde se destaca la tarea formativa en los deportistas, así como el seguimiento en la escuela que se realiza sobre los chicos. Uno de los maestros formadores en aquellos futbolistas es Tito Cossio, el padre de la figura atlética de la región: Guillermina Cossio.

Nacida el 16 de noviembre del 2000 en Venado Tuerto, pero siempre residente en Murphy -donde además es una calificada estudiante, abanderada de su colegio-  Guillermina es la más promisoria velocista del país. En la pasada temporada estableció el récord nacional “junior” de los 100 metros, que colocó en 11s.70 durante el Grand Prix Julia Iriarte, en Cochabamba, en la misma carrera en la cual Victoria Woodward ganó con la marca nacional absoluta. Guillermina, que ya representó al atletismo argentino en los Mundiales u18 y u20, tiene aún otra temporada para seguir fogueándose entre las juniors, antes de dar su paso a la categoría superior.

Con el gran apoyo de su padre Guillermo -otro ex futbolista- y su entrenador Andrés Giovanetti, recorre diariamente la ruta de Murphy a Venado Tuerto, donde entrena, representando al Círculo y Biblioteca Amigo de los Niños. Recibió la distinción “Venado Dorado” como la deportista más destacada de la zona. Contó que “empecé con el atletismo cuando estaba en sexto grado del colegio. También practicaba patín, pero los resultados en atletismo se dieron enseguida, por lo que decidí entrenar con mayor dedicación”.

En 2016 se proclamó campeona nacional u18 en Rosario con 12s28 en 100 y 25s37 en 200, y debutó en el Sudamericano de la categoría, en Concordia, donde alcanzó el 7° y 5° lugar respectivamente en esas pruebas. Ese mismo año había concretado el doblete del sprint en el Nacional u20, en Mar del Plata.

En 2017 revalidó sus títulos de menores en Concepción del Uruguay (12s11 en 100, 24s77 en 200), sumando un tercero oro en la posta, y también concretó ese triplete en el Nacional u20 de Mar del Plata (12s41 en 100, 24s96 en 200). Participó en el Sudamericano u20 de Guyana -sexta en 100 y 200,  quinta con el relevo corto- y fue convocada para el Mundial u18 de Nairobi, en Kenia, donde avanzó hasta semifinales en los 100 metros (allí quedó sexta con 12s13) y también participó en la serie de 200 (quinta con 24s94).

Otra oportunidad mundialista, como citábamos, se dio el año pasado en Tampere (Finlandia), esta vez por la categoría u20, ocupando el sexto puesto en su serie de 100 metros con 11s83. En 2018 también retuvo las coronas nacionales de 100 y 200 en Mar del Plata (11s92 y 24s85) y fue subcampeona nacional absoluta de ambas pruebas (11s99, 24s21) en Rosario), además de asistir al Sudamericano u23 en Cuenca, donde ocupó le 7° lugar en la final de los 200 llanos.

En la serie del Nacional de mayores, en Rosario, se había apoderado de la marca argentina u20 con 11s82, que mejoró en una centésima en la serie de Cochabamba, el 13 de mayo, hasta dejarla en 11s70 con la competición final.

Guillermina Cossio es así, no solo un orgullo para su región, sino una de las firmes esperanzas en la nueva generación de atletas argentinos.