Gustavo Agustín Osorio también pelea por el podio

Ocho años atrás, en los inaugurales Juegos Olímpicos de la Juventud, en Singapur, Braian Toledo consiguió la medalla de oro para la Argentina en lanzamiento de jabalina. Ahora, en la misma especialidad, otro argentino -Gustavo Agustín Osorio- se ha colocado en zona de medallas. Es entrenado por su propio padre, quien también condujo la campaña de Braian desde sus comienzos hasta su acceso a mayores.

Osorio dio la nota este sábado 13 de octubre, en la tercera jornada de las competiciones atléticas de estos Juegos Buenos Aires 2018, al conseguir su mejor registro personal con 76,03 metros en el primero de sus cuatro intentos (luego marcó 72.10, un nulo y 71.83). De este modo, se ubicó segundo en la clasificación, detrás del sudafricano Jano Estherhuizen /77.69), mientras que en los lugares siguientes y también expectantes marchan el finés Topias Laine (74.57), el ecuatoriano Jean-Marcos Mairongo (74.31) y el checo Martin Florian (74.00). El polaco Marek Mucha, el único entre los participantes con antecedentes sobre los 80 metros y considerado el favorito, cometió nulo en sus tres primeros disparos y cerró con 61.43, ocupando la 16a. posición.

El mejor antecedente personal de Osorio eran los 74.47, que le dieron la medalla de oro en el Sudamericano de Cuenca, delante de Mairongo.

Otro atleta argentino que se destacó este sábado fue Pedro Garrido con su nuevo tope nacional de los 400 metros vallas: 52s.22. Ocupa el 5° puesto en la clasificación general hasta el momento, donde lidera el japonés Haruto Deguchi con 51s40.

En salto triple, el recordman nacional u18 Luciano Méndez quedó 14° con 14,87 m., mientras que Pablo Zaffaroni no pudo superar su altura inicial (4.75) en la prueba del salto con garrocha, a la que había arribado con muchas ilusiones.

Este domingo comienzan las definiciones en las distintas pruebas y Lázaro Bonora competirá en lanzamiento del disco.

Foto: Gustavo Agustín Osorio, por Oscar Muñoz Badilla