Erico Barney, un precursor en garrocha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print
Share on email

CADA / FIGURAS EN EL RECUERDO

Por LUIS VINKER

A fines del año pasado, cuando en la ciudad de Posadas –capital de Misiones, el norte argentino- se inauguró la pista sintética de atletismo, fue la oportunidad para el reencuentro entre los grandes especialistas que dio nuestro país en el salto con garrocha: Germán Chiaraviglio (uno de los atletas más relevantes de las últimas décadas) y aquel fenómeno de la década del 60, Erico Ricardo Barney. Germán ya había tratado personalmente a Barney en visitas anteriores, cuando ofreció “clínicas” de su especialidad.. “Fue una alegría conocer a Germán y a su familia, compartir esta pasión común y revivir mi propia carrera en el deporte. Aunque nuestros momentos deportivos tienen muy poco que ver” contó Barney. La pista en Posadas lleva su nombre. Merecidamente. Por lo que significó en el atletismo argentino y, también, en su provincia con un aporte profesional que va mucho más allá de lo deportivo.

            En lo que se refiere específicamente al salto con garrocha, Barney corresponde a la época en que la especialidad se transformó a nivel mundial, con los implementos de fibra de vidrio (fiberglass) que sucedieron a las antiguas garrochas de caña o madera. Sus marcas de hace medio siglo no asombrarían ahora, ya que a nivel sudamericano la progresión de garrocha en los últimos tiempos fue vertiginosa: hay 67 atletas en la región que saltaron regularmente sobre 5 metros, incluyendo nueve argentinos con Germán al tope.  Y uno de aquellos atletas, el brasileño Thiago Braz da Silva, alcanzó la gloria olímpica en Rio 2016. Pero Barney fue un revolucionario para su tiempo, bajo la conducción de su antecesor en los récords, Mario Eleussipi: y llevó el tope sudamericano desde 4.21 m. en 1964 hasta 4.87 siete años más tarde, antes de su retiro, cuando comenzó a dedicarse –con todo suceso- a su profesión de ingeniero.

            Barney batió en once oportunidades aquel récord y también, fue el primer argentino en alcanzar la nominación olímpica en garrocha, cumpliendo una destacada actuación en los Juegos de México, muy cerca de la final. Nombres como los de los entrerrianos Oscar Veit (nuestro primer atleta sobre los 5 metros y aguerrido competidor) y luego Javier Benítez (actual coach de Germán) lo heredaron mucho después, hasta que Chiaraviglio concretó el gran despegue, alcanzado un récord de 5.75 m en Toronto, una medalla de plata panamericana y la condición de finalista olímpico y mundial, todo sumado a sus excepcional campaña previa en menores y juveniles.

            Erico nació en Oberá el 10 de mayo de 1941. Y su hermano mellizo, Ian, también fue un destacado atleta.  “Mi padre –nos contó Erico– era un marinero, un verdadero trotamundos, lo mismo que su abuelo. El apellido de éste era Andersen. Pero con tantos Andersen en Suecia se lo cambió por Barney, no sé cuál fue el origen. Mi padre llegó a Buenos Aires en barco en 1927 y alguien le recomendó seguir hacia el Norte, le ofrecieron trabajar unas tierras vírgenes en medio del monte”. El ex marinero Barney convirtió a esas tierras en la chacra donde, hoy en día, la empresa se denomina Ana Park y elabora productos orgánicos de yerba mate. ¿Cómo llegaron Ian y Erico al atletismo? “Mis padres nos enviaron a Buenos Aires para estudiar en el Belgrano Day School y allí nos preparaban para competencias intercolegiales. Mi hermano era un talento… Yo hacía de todo: velocidad, salto en alto, jabalina. Cuando terminamos el colegio, se me dio por practicar salto con garrocha. Una locura: con Ian armamos una corredera en la chacra y como ni siquiera teníamos una garrocha, saltaba con una tacuara. Así allí llegué a pasar los 3 metros. Cuando volvimos a Buenos Aires en el 61 para estudiar ingeniería, Mario Eleussipi empezó a entrenarme. Pero, visto a la distancia, empecé muy tarde”.

            Domingo Amaison, compañero de tantas aventuras atléticas con los hermanos Barney, relató aquellos comienzos: “En 1961 Jan ingresó al servicio militar en la Marina (siendo mellizos, solo iba uno), y Erico se quedó en  el campo a trabajar, en las plantaciones. Sus padres se fueron a Grecia de vacaciones. Un día Erico, que tenía una plantación de cinco cañas tacuaras, comenzó a preparar la caña más derecha, se construyó una corredera de tierra de 10 metris de largo y le agregó aserrín, y comenzó a practicar salto con garrocha. En su casa trabajaba una señora, noruega, y le sacaba fotografías en cada salto. Después, Erico las estudiaba”.

            Durante la temporada de 1963, Eleussipi –quien junto a su hermano Enrique, otro gran entrenador, impulsaron la Agrupación Atlética Aconcagua- se proclamó campeón sudamericano y  llevó el récord nacional y sudamericano a 4,20 m. Hay que considerar que Mario Eleussipi, con sus 4,15 m en los Iberoamericanos de 1962, había terminado con una marca nacional (4.11 de Diego Pojmaevich con su garrocha de caña de bambú) que resultaba imbatible desde tres décadas antes. Pero dejó las competencias y guió los pasos de Barney, quien fue su heredero en las tablas y los títulos.

            Uno de sus momentos más felices se vivió en el Campeonato Sudamericano de Rio de Janeiro, en 1965, ya que tanto Erico como Ian se llevaron medallas de oro: el garrochista lo hizo con un récord de 4,25 m. Ian se proclamó campeón de jabalina con 66,43 metros, aventajando al entonces recordman sudamericano, el chileno Patricio Etcheverry. Pocas semanas antes, Ian había alcanzado su mejor registro personal en la prueba con 68,56 m.

            Erico fue impulsando el salto con garrocha hacia otra dimensión, pasando por primera vez los 4.51 m. durante el torneo internacional Pierre de Coubertin, a fines de la temporada del 66, en Buenos Aires. Y en los Juegos Panamericanos del año siguiente, en Winnipeg, estuvo al borde del podio, cediendo el bronce –por intentos- ante el canadiense Robert Yard, ambos en 4.45 m. Los primeros lugares estaban muy lejos: ganó el estadounidense Bob Seagren, la estrella mundial de la época, con 4.90 m, quince centímetros por delante del otro canadiense, Robert Raftis. Y dos meses más tarde, en un gran duelo con el colombiano César Quintero, Barney retuvo el cetro sudamericano en Parque Chacabuco, pasando ambos sobre 4,30 m. Ian, por su parte, esta vez quedó subcampeón en jabalina, escoltando al brasileño Alvaro Zucchi. Erico cerró la temporada de garrocha con un nuevo triunfo en el Coubertin (4.45 m) y con el tercero y último de sus títulos nacionales (4.40 m).

            “Ian me ayudó para los Juegos Olímpicos de México. Nosotros, además de entrenar con intensidad, también estudiábamos en la UBA, la carrera era muy exigente. Y en el 68, Ian también se puso a trabajar para que yo pudiera concentrarme en la preparación para los Juegos”, evocó.

            Los Juegos Olímpicos de México eran el gran aliciente para 1968 y durante el invierno porteño Barney buscó su pasaporte, que se aseguró tras batir nuevamente el récord con 4,59 m. Cuando lo entrevistamos para el libro “Aventuras en las pistas”, Barney recordó aquella experiencia: “En esa época, conseguir una garrocha de fibra de vidrio era un lujo, no sólo por el costo sino por toda la burocracia. Tampoco teníamos correderas sintéticas para entrenar y competir. Entonces, con Mario armamos una corredera de alquitrán en el CEF 1, donde ahora está el Cenard. Un mes antes del viaje a México para los Juegos sufrí un desgarro de abductor y, pensé que todo se terminaba. Por suerte, me recuperé y viajé al DF con la suficiente antelación para una buena puesta a punto. Fue una de las experiencias más hermosas de mi vida, nunca olvidaré esos saltos en un estadio con 80 mil personas, junto a los mejores del mundo, tipos como Seagren o Nordwig que significaban una nueva era en el salto con garrocha”. Erico, en ese ambiente, no se amilanó y elevó considerablemente su récord hasta 4,80 metros, aunque se necesitaban 10 cm. para alcanzar la final.

            Si el atletismo en los Juegos Olímpicos de México alcanzó un standard impresionante, la prueba de salto con garrocha acompañó esa estela. No se batió el récord del mundo –que Seagren había colocado en 5,41 m durante los Trials de Echo Summit, el mes anterior- pero el tope olímpico de 5.10 m. fue directamente pulverizado por once atletas a lo largo de la competición. El salto con garrocha había ingresado en una nueva era y tres hombres batallaron en 5,40 m para quedarse con la medalla de oro. Fue para Seagren, seguido por dos alemanes, Claus Schiprowski (del Oeste) y Wolfgang Nordwig (del Este). Otros dos hombres que también figuraron en la lista de recordistas mundiales de su época, como el griego Hristos Papanicolau y el estadounidense John Pennel, llegaron a 5.35 m, que apenas alcanzaron para el 4° y 5° lugar respectivamente.

            Seagren le dio a Estados Unidos su 16° título olímpico consecutivo en garrocha, una racha que recién se detendría cuatro años más tarde en Munich cuando Nordwig se tomó desquite: 5.50 a 5.40. Pero Seagren, poco antes, había elevado el récord del mundo a 5.63 …

A su retorno de los Juegos, Barney le aportó triunfo a la selección argentina, al ganar su prueba en el triangular ABC, en Comodoro Rivadavia, con 4.70 m., una marca que indicaba su nueva jerarquía.

Meses más tarde, una tragedia enlutó a la familia y a todo el atletismo argentino: Ian Barney, el joven jabalinista que se había recibido de ingeniero naval, se mató en un accidente automovilístico. En A Sus Marcas escribieron: “Serio y dedicado en sus estudios como en el deporte. Tanto en el uno como en el otro se aplicó con una voluntad y un entusiasmo extraordinario. Ese fue el Ian Barney que conocimos y cuyo exterior, un tanto austero, no dejaba entrever el muchacho romántico, cuyas inquietudes lo llevaron a explorar los densos bosques de Misiones en busca del legendario tesoro del Mboreré”. Destino trágico para un noble lanzador de jabalina como, tanto después, ha sucedido con Brian…

            Erico Barney, con su flamante título de ingeniero electrónico, se marchó a Estados Unidos. “Fui a trabajar en la compañía Pacific Gas, siempre con la idea de volver a mi tierra, nunca dudé sobre eso. Pero fueron años inolvidables porque, además de todo lo que significaba para mi profesión, podía entrenar en el máximo nivel. Vivía en el campus de la Universidad de California, en Berkeley, con otros atletas latinoamericanos y tenía acceso a una infraestructura desconocida para nosotros”, nos contó. El récord de 4,87 metros, con el que Barney se retiró del salto con garrocha en 1971, fue logrado justamente en Berkeley, otro de los “templos” del atletismo estadounidense.

            Berkeley, a la vez, era en esos años el epicentro de la movida juvenil y del Flower Power, aquel inolvidable movimiento contracultural que marcó a una época y a varias generaciones. Allí se movilizaban contra la guerra de Vietnam y contra la segregación racial, al mismo tiempo que el rock se imponía como definitivamente. “Todos éramos un poco hippies por allí… pero si no lo vivía en ese momento, cuándo iba a hacerlo. Jimmy Hendrix tocaba en un bar, en la esquina de nuestro departamento, íbamos siempre a verlo. También recuerdo a Bob Dylan cantando en el Greenwich neoyorquino, donde nos instalamos por algún tiempo. Yo me siento orgulloso de haber vivido aquello”, agregó.

            Barney se tomó una pausa en el atletismo, por sus estudios, pero volvió a pleno en 1971, alcanzando el citado record, logrando el 5° puesto en los Juegos Panamericanos de Cali con 4.70 m (allí se impuso el estadounidense Jan Johnson, luego bronce olímpico, con 5.33 m) y despidiéndose con su tercera corona sudamericana, en Lima: pasó los 4.50 m., aventajando por 30 centímetros la chileno Fernando Hoces.

            El record nacional de Barney se mantuvo vigente por más de una década, recién pudo superarlo Viet en 1984 con 4.88, un año antes de convertirse en el primer argentino por arriba de los 5 metros. Y a nivel sudamericano, la marca de Barney fue mejorada por el uruguayo Fernando Rucco con 4.90 m en 1989, también un año antes de pasar los 5 metros.

            De retorno en nuestro país, y en su Misiones del alma, el atletismo quedó lejos para Erico Ricardo Barney. A cambio, desarrolló una sólida trayectoria profesional, aportando innovaciones tecnológicas, servicios permanentes a su comunidad y una ferviente defensa del medio ambiente. Casado y con cuatro hijos, además fue decano y docente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Misiones, en su Oberá natal.

SUS RECORDS NACIONALES Y SUDAMERICANOS

4.21                 Buenos Aires                17.10.1964

4.25                 Rio de Janeiro               12.05.1965

4.29                 Buenos Aires                26.09.1965

4.36                 Buenos Aires                04.10.1965

(4.46                Buenos Aires                23.10.1966)

4.51                 Buenos Aires                23.10.1966

4.55                 Villa Domínico               09.12.1967

4.59                 Buenos Aires                14.07.1968

(4.60                Ciudad de México         14.10.1968)

4.80 a               Ciudad de México         14.10.1968

4.87                 Berkeley                       03.05.1971

SUS TITULOS NACIONALES

1965     San Juan          4.10 m

1966     Buenos Aires    4,20 m

1967     Buenos Aires    4.40 m

SUS TITULOS SUDAMERICANOS

1965     Rio de Janeiro   4.25 m  RSA

1967     Buenos Aires    4.30 m

1971     Lima                 4.50 m

¿ Te gustó esta noticia ?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print
Share on email
Relacionado Nacional
Relacionado Sudamericano
RSS Más noticias a nivel Sudamericano
  • La venezolana Yoveinny Mota, en la temporada indoor 17/01/2021
    Fuente: R.Gómez/FVA La atleta venezolana Yoveinny Mota se estrenó con un brillante segundo lugar en los 60 metros con vallas, vistiendo el uniforme de los Razorbacks de Arkansas, en el marco del Arkansas Invitational que se efectuó este sábado 16 de enero en Fayetteville, Arkansas, Estados Unidos. Mota quien llegó a Arkansas University en noviembre […]
    ConSudAtle
  • Alvaro Mejía, una vida en movimiento 16/01/2021
    Por Ricardo Avila Palacios / El Espectador El único suramericano en ganar la Maratón de Boston murió en la tarde de este martes. Fue y es tan grande este hombre, que más que un lugar en el espacio siempre ocupará un lugar en el tiempo. Hacía por lo menos dos años que libraba una lucha […]
    ConSudAtle
  • Acuerdo para la preparación de los marchistas ecuatorianos en Japón 14/01/2021
    Fuente: El Universal y Fed. Ecuatoriana de Atletismo El presidente del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE), Augusto Morán Nuques, y el alcalde de la ciudad japonsea de Kitami, Naotaka Tsuji, firmaron un acuerdo para que el equipo de marcha de Ecuador clasificado a los Juegos Olímpicos cumpla un campamento de preparación en la ciudad japonesa antes […]
    ConSudAtle
  • El velocista Felipe Bardi y su sueño olímpico 14/01/2021
    Fuente: CBAT El líder del Ranking Sudamericano de los 100 m de 2020, con 10.11, Felipe Bardi dos Santos (SESI-SP) ya ha reiniciado su preparación para 2021, con la mirada puesta en el índice olímpico de 10.05 en la prueba individual y el sueño de sumarse a la Relevo 4x100m de Brasil, uno de los […]
    ConSudAtle
  • Adiós, querido amigo Alvaro Mejía 13/01/2021
    Por CIRO SOLANO HURTADO (Ex presidente FeCodAtle y Secretario General del Comité Olímpico de Colombia) … Lo admiré, por su tenacidad, coraje y valentía, pero también por su controvertida personalidad, que lo llevaba a coleccionar, con la misma facilidad, simpatizantes y detractores. Querido por muchos y odiado por algunos, pero nunca ignorado. Álvaro Mejía Flórez […]
    ConSudAtle
  • Claudio Romero, el último impacto del 2020: 64.24 13/01/2021
    Fuente: FEDACHI La Federación Atlética de Chile homologó los registros del último torneo de la temporada 2020, realizado el 30 de diciembre en el estadio de San Carlos de Apoquindo, en Santiago. Allí Claudio Ignacio Romero volvió a mejorar el récord nacional de lanzamiento del disco con 64,24 metros, dejando atrás los 62.01 m. que […]
    ConSudAtle
  • Profunda tristeza: ha muerto el gran Alvaro Mejía 12/01/2021
    Uno de los más grandes fondistas de la historia del atletismo sudamericano, el colombiano Alvaro Mejía Florez, ha fallecido este martes 12 de enero, a los 80 años, víctima de un cáncer. Ganador de carreras memorables como el Maratón de Boston y los Preolímpicos de México, así como heredero del argentino Osvaldo Suárez al frente […]
    ConSudAtle
  • Buena actuación de los marchistas colombianos en Portugal 10/01/2021
    Varios de los mejores marchistas de Colombia, que tienen como objetivo clasificar para los Juegos Olímpicos de Tokio, iniciaron un ciclo de preparación en Fátima (Portugal). Y este domingo 10 de enero realizaron su primera competencia en Porto de Mos, en el marco del Campeonato Nacional de Marcha en Ruta, de Portugal. En la prueba […]
    ConSudAtle
  • Orjuela y Vasconez, en la primera carrera internacional en Colombia 2020 31/12/2020
    Por Julio C. Sandoval – Running Colombia Angie Orjuela, del Equipo Porvenir, y Cristian Vásconez, de Ecuador, vencieron en la Carrera Atlética Internacional San Silvestre de Chía, primer evento que se cumple en Colombia, durante la época de pandemia, bajo todos los protocolos de bioseguridad exigidos por la Ministerio del Deporte y la Federación Colombiana […]
    ConSudAtle
  • Raúl Inostroza, uno de los héroes de San Silvestre 31/12/2020
    Tradicionalmente, cada 31 de diciembre –desde 1924- se disputa la Travesía de San Silvestre, en Sao Paulo. Es la carrera atlética de mayor popularidad en nuestra región y que siempre convoca a grandes figuras mundiales de largas distancias. Pero este año, por el drama de la pandemia, tuvo que cancelarse. Como un homenaje a dicha […]
    ConSudAtle
cada resultados online instagram
cada resultados online
manual del entrenador 2020
Link > Rincon del entrenador