Daiana Ocampo sueña con los Juegos de Tokio

JUAN PABLO ESTEVEZ / Diario Clarín

En Beccar, partido de San Isidro, en el norte del Gran Buenos Aires, vive una de las mejores corredoras del país. Se trata de Daiana Ocampo (27), quien arrancó en el mundo del running hace seis años y dos semanas atrás se dio el gran gusto de ganar los 21K de Buenos Aires luego de haber realizado una exigente pretemporada en Cachi, Salta. Daiana volvió hace poco a la actividad tras su embarazo y maternidad. Y le dedica mucho tiempo a su hija Amparo que tiene dos años y es una parte importante de su vida junto con su esposo, Damián.

“Mi suegra es fundamental en la crianza de Amparo, porque cuando me voy a entrenar ella se queda cuidándola. E incluso me acompañó en el viaje a Cachi”, explica la atleta.

La preparación que realizó en Salta resultó fundamental para llegar a lo más alto en los 21k de Buenos Aires. “Cachi está a 2.500 metros de altura y eso nos sirve a los corredores porque generamos más glóbulos rojos -explica Daiana-, que son los transportadores de oxígeno. Lo que pasa entonces es que cuando corremos en el llano logramos regular las pulsaciones a un ritmo más rápido”.

Cuando no está de pretemporada Daiana suele entrenarse en San Isidro y tiene algunos recorridos preferidos a los cuales les dedica unas 20 horas semanales. Algunos son en una sede fija, como la pista de atletismo del colegio Goethe y otros varían.

Me gusta entrenarme por la colectora de la Panamericana en Beccar, suelo ir desde el puente de José Ingenieros hasta el de Tomkinson porque ahí hay una recta marcada de 500 metros en el corredor aérobico. Hay veces que le doy una vuelta al golf y otras en el que me suelo ir hasta el Camino de los Remeros, en Tigre”, destaca Daiana.

Daiana Ocampo, la fondista que ganó los 21K de Buenos Aires, empezará a prepararse para buscar la clasificación al Maratón de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Las buenas actuaciones que la atleta de Beccar vino teniendo en los últimos torneos metropolitanos, sumado al éxito en los 21k de Buenos Aires provoca que tenga su cabeza puesta en un solo objetivo: “Quiero ser parte de los Juegos Olímpicos de Tokio. Para eso voy a empezar a correr la maratón completa”.