Tesuri obtuvo otro medio maratón

La fondista entrerriana María Luz Tesuri logró la clasificación femenina del Medio Maratón de Encarnación (Paraguay), este 24 de noviembre, donde marcó 1h.20m.15s. Tesuri, subcampeona nacional y de ascenso en casi todas las pruebas de fondo de la temporada, venía de lograr el medio maratón de Neuquén.

En hombres, se impuso el recordman paraguayo y subcampeón sudamericano de maratón Derlis Ayala con 1h05m48s.

David Rodríguez y Mariela Ortiz, vencedores de otro medio maratón

David Rodríguez (Chubut) y Mariela Ortiz fueron los vencedores en la sexta edición del medio maratón Mizuno, realizado este 25 de noviembre en Vicente López.

Rodríguez se impuso en la clasificación masculina con 1h06m47s, seguido por el santafesino Cristian Meneguzzi con 1h07m13s y el riojano Jonathan Dávila con 1h08m17s.

Ortiz, una de las mejores maratonistas del país en las últimas temporadas, concretó un registro de 1h19m17s para vencer en damas, donde sus escoltas Cecilia Fernández (1h20m38s) y Silvana Marchisio (1h21m33s), lograron sus mejores marcas personales.

Luciana Gómez-Iriondo y Bautista Diamante lucieron en el Nacional u16

Un buen nivel técnico y alta participación ofreció el Campeonato Nacional u16, realizado este fin de semana (24 y 25 de noviembre) en la capital cordobesa. Allí la atleta santafesina Luciana Gómez-Iriondo elevó a 3,71 m. su  producción del salto con garrocha, un registro que la ubica entre ocho mejores del historial argentino en esta especialidad, además de constituir el registro número 1 en su categoría.

En varones, las figuras fueron Bautista Diamante (FAM) y Santiago Schuvarz (Entre Ríos). Este reunió 5.042 puntos en el octathlon, mientras Diamante fue el vencedor en las pruebas de velocidad, marcando 9s.14 en los 80 metros y 22s.14 (viento a favor) en los 200. Esas mismas pruebas, en damas, fueron para otra velocista de FAM, Alfonsina Sevent, con 10s76 y 25s58w respectivamente.

Entre las figuras también estuvieron la entrerriana Victoria Zanolli (de apenas 13 años) al marcar 5.31 en largo, la chubutense María Laura Pinilla (1.62 en alto, al igual que Emily Dechant) y la santafesina Keyla Vega con 50.88 m. en martillo.

-resultados completos en esta página web-

Destacados atletas para los 10km de San Isidro

Varios de los más destacados corredores del país ya confirmaron su participación en los 10k de San Isidro, que se realizarán el domingo 2 de diciembre desde las 8 hs como culminación de la temporada de competencias de la Asociación de Carreras y Maratones Ñandú. La prueba incluirá el Campeonato Nacional de esa distancia, con la fiscalización de la CADA y FAM.

La lista de participantes es encabezada por el mediofondista Federico Bruno (25 años, Concordia) (FOTO)(quien posee los récords nacionales de los 1.500 metros llanos y la milla, además del título sudamericano de los 1.500 entre otros. También está incursionando en pruebas de calle y ruta, representó al  país en el maratón olímpico de Rio 2016 y viene de ganar el medio maratón de Neuquén y los 10km de San Felipe en Montevideo. Otro de los maratonistas olímpicos que ahora estará en los 10k de San Isidro es Luis Ariel Molina, quien viene de obtener el maratón de Mar del Plata.

Junto a ellos estarán ascendentes valores como el cordobés Bernardo Maldonado (30m.00s.06 en los 10 mil metros del Nacional de Francia), el mediofondista Fabián Manrique (3m45s17 en 1500 emtros en Luxemburgo y 7m58s97 en 3.000 metros en Kessel-lo, durante su gira europea), Fausto Alonso (subcampeón nacional de los 3.000 m. con obstáculos), el keniata Julius Rono (animador de las pruebas nacionales del circuito de fondo), Alan Niestroj (subcampeón nacional de 5.000 metros), el riojano Jonathan Dávila, Darío Santillán (31m06s53 en los 10 mil metros del Grand Prix de Montevideo) y Dante Mansilla, entre otros.

En damas, la lista es liderada por una de las revelaciones de la última temporada, Daiana Ocampo, quien obtuvo el título nacional de medio maratón al ser la mejor argentina en los 21k de Buenos Aires con 1h14m05s. También ganó los 10 mil metros en el Nacional de Clubes con 33m53s60 y subcampeona nacional de los 5.000 metros. Otras de las destacadas fondistas inscriptas son Fedra Luna y Karina Fuentealba.

 

TRANSPORTE PARA LA EXPO Y LA CARRERA

 

Para ir a la Municipalidad de San Isidro:

 

Los colectivos que llegan hasta el Palacio Municipal de San Isidro (donde se entregarán los kits a los corredores, el sábado 1° de diciembre de 9 a 18 hs) son los siguientes:

60, ramal I (por Bajo San Isidro), hasta 25 de Mayo y Almirante Brown.

168, ramal A, hasta Libertador y 9 de Julio.

333 (local, desde Olivos), hasta 25 de Mayo y Almirante Brown.

 

Para llegar hasta el lugar de la largada (Av. Unidad Nacional e Italia)

 

60, ramales F, H, I, P, T y U (todos los que van por Avenida Santa Fe/Centenario), hasta Santa Fe y Unidad Nacional

203 (desde puente Saavedra), los tres ramales que van por Avenida Santa Fe:  Pilar por Ruta 9,  Canal y Virreyes.  Hasta Santa Fe y Unidad Nacional.

343 (desde Liniers), hasta Santa Fe y Unidad Nacional.

365 (desde puente Saavedra), ramal por Canal, hasta Santa Fe y Unidad Nacional.

407 (línea local. Va desde Munro), hasta Dardo Rocha e Italia.

 

Pablo Zaffaroni, entre sueños olímpicos y… ¿de actor?

Por LUCIANA ARANGUIZ / Diario Clarín

(fotos, por Juan Manuel Foglia / Clarín)

“Amo la actuación y me gusta mucho el cine. Yo siempre dije que quería ser como Leonardo Di Caprio, pero uno no puede ser tan crack (risas). Así que estoy a mil con el deporte y no voy a parar hasta que llegue a unos Juegos Olímpicos”. Así, en pocas palabras y sin muchas vueltas, Pablo Zaffaroni deja saber que aunque en su corazón hay lugar para más de una pasión -el salto con garrocha y la actuación-, hoy su cabeza y su cuerpo están dedicados al atletismo, al que llegó casi de casualidad y que le permitió tener, a los 17 años, su primera experiencia olímpica en Buenos Aires 2018.

Pablo Zaffaroni, en Buenos Aires 2018. Foto: Juan Manuel Foglia

 

A los once años, Pablo tenía mucha energía y una prometedora carrera por delante como gimnasta. Pero la primera vez que tomó una garrocha y se impulsó hacia el cielo, supo que había encontrado su pasión.

“Siempre estuve muy loco. Cuando era chico era muy inquieto y entonces mis papás me llevaron a hacer gimnasia artística para que descargara energía. Me gustaba mucho, pero un día mi profesora de Educación Física en el colegio, Patricia Lescano -que hoy es mi entrenadora-, me propuso que probara con atletismo. No sé cómo se dio cuenta que podía ser bueno para el salto con garrocha, pero me hizo probar y me encantó. En esta disciplina encontré la adrenalina y la emoción que estaba buscando“, le cuenta a Clarín el entrerriano.

Los primeros años no fueron fáciles. En Concepción del Uruguay, su ciudad natal, no tenía la infraestructura para el salto con garrocha y con su entrenadora debían arreglarse con las colchonetas de salto en alto para practicar. Y viajaban a Concordia un par de veces por semana para pulir la técnica propia de su disciplina. Nada lo frenó y en las últimas temporadas dio un salto de calidad.

En 2017 se colgó la medalla de oro en los Juegos Sudamericanos de la Juventud, en Santiago de Chile, con una marca de 4,87 metros. En abril de este año consiguió su mejor registro en un torneo en Torrance, California. Allí saltó 5,25 metros, que lo posicionaron en lo más alto de los ranking sudamericanos Sub 18 y Sub 20.

Y en la recta final para los Juegos Olímpicos de la Juventud, se consagró tricampeón argentino Sub 18 en Buenos Aires, se llevó el título en el Sudamericano de esa categoría en Cuenca, Ecuador -ambos con 4,90 metros-, y terminó décimo en el Mundial Sub 20de Tampere, Finlandia, con 4,80.

Pablo Zaffaroni, en pleno salto con garrocha en Buenos Aires 2018. Foto: Juan Manuel Foglia

 

Así llegó a Buenos Aires 2018 con mucha ilusión de subirse a un podio, pero su actuación no fue la esperada. “Para saltar bien hay que controlar tres cosas: sentimientos, mente y cuerpo. El primer día de competencia en los Juegos sentí la presión y fue mucho para mí. La gente estuvo genial, pero yo no lo pude manejar. El segundo día sí manejé muy bien lo mental, pero técnicamente estuve mal”, analiza quien finalizó 14° tras haber quedado sin marca en la primera etapa y haber saltado 4,92 metros en la segunda.

Más allá de ese resultado, Zaffaroni admite: “Buenos Aires 2018 fue muy importante para mí. Como deportista me nutrí un montón, aprendí mucho, hice nuevos amigos y tomé conciencia de la dimensión increíble de unos Juegos Olímpicos“.

El entrerriano sabe que éste es solo el comienzo y que si sigue trabajando como hasta ahora, tiene por delante un futuro brillante. Tal vez por eso no duda a la hora de elegir en qué enfocará su energía durante los próximos años. Quiere terminar el colegio, tal vez comenzar a estudiar una carrera y no descarta la posibilidad de incursionar en la actuación. Pero sabe que su principal objetivo irá por otro lado.

Pablo Zaffaroni, el garrochista que quiere ser actor. Foto: Juan Manuel Foglia

 

“Siempre dejo abiertas las puertas para nuevas experiencias. Si tengo la oportunidad de actuar, obviamente voy a intentarlo. Pero ahora mi cabeza está en el deporte. Se vienen muchas cosas lindas y vamos a tratar de hacer las mejores marcas posibles para estar en todos los torneos que podamos”, explica.

Y con una soltura y una seguridad que asombran para su edad, avisa: “Quiero competir en unos Juegos Olímpicos. Si no se da, fue porque la vida no lo quiso así. Pero yo sé que lo voy a buscar como sea. Voy a intentar cumplir ese sueño hasta el último día de mi vida“.