El orgullo de la familia Osorio

Fuente: Comité Organizador BA 2018

Gustavo Agustín Osorio se quedó con la medalla de plata en el lanzamiento de jabalina en Buenos Aires 2018 tras realizar su mejor marca personal. En la primera jornada obtuvo un registro de 76,03 metros y tres días después alcanzó los 74,25. Creyó que era tercero, pero descubrió minutos después de lanzar que se quedaría con el segundo lugar del podio. “Pensé que el checo me había pasado. Miré la pantalla, vi que quedé segundo y fue mucha más alegría de la que tenía”, admitió.

Es un atleta muy regular, va de a poquito. No es un chico que hace pasos agigantados”, destacó Gustavo Osorio (padree) sobre su hijo Agustín, a quien entrena desde pequeño. Un día el hoy subcampeón olímpico de la Juventud recogió su primera jabalina en el campo de la ciudad de Marcos Paz en el que su padre había iniciado su escuela de entrenamiento y nunca más se detuvo.

Osorio fue el entrenador que llevó a Braian Toledo a la medalla de oro en Singapur 2010. “Es como el oro, porque tenés doble función. Es muy lindo saber que el método y el trabajo que hacemos tiene sus frutos”, recordó. Y agregó emocionado: “Que de tres ediciones olímpicas, en dos haya habido atletas míos formados desde abajo es demasiado”.

Los tres medallistas del lanzamiento de jabalina. (Foto: Pablo Elías/Buenos Aires 2018)

“Quiero batir el récord mundial de juveniles”, adelantó el ganador de la medalla de plata. A futuro piensa en los Campeonatos Sudamericano y Panamericano de atletismo Sub 20 y el Mundial de la categoría en 2020, en Nairobi. Los Juegos Olímpicos de Tokio están lejos y apuntan todos sus cañones a Paris 2024, donde llegará con 23 años.

El finlandés Topias Laine sorprendió al público al conseguir un inédito registro personal de 78,85 metros para quedarse con el título Olímpico. “No sé cómo lo hice. Apuntaba a esta competencia, pero ni en entrenamientos lancé tan lejos”, reconoció.

Es difícil para los europeos tener el mejor rendimiento tan tarde en la temporada”, admitió el campeón. Los resultados no parecen indicar eso, ya que el checo Martin Florian, el medallista de bronce, también obtuvo su mejor marca individual en la última jornada del atletismo, con 76,24 metros.

Foto: Gustavo Osorio, por Oscar Muñoz Badilla

GUSTAVO AGUSTIN OSORIO, MEDALLA DE PLATA

Sobre el cierre de estos históricos Juegos Olímpicos de la Juventud-Buenos Aires 2018 en la flamante pista del Parque Olímpico, en Parque Roca, Gustavo Agustín Osorio se consagró subcampeón de lanzamiento de jabalina y le aportó la segunda medalla al atletismo argentino, después del triunfo de Nazareno Sasia en la jornada anterior en la prueba de bala. Argentina concluye así su más alta producción entre las tres ediciones de estos Juegos, ya que contó con dos hombres en medallas, el quinto puesto de Pedro Garrido -la gran sorpresa- en los 400 metros vallas y buenas actuaciones de otros valores como Lázaro Bonora y Julio Nóbile en disco y martillo respectivamente. También, en esta última jornada, Pablo Zaffaroni se pudo recuperar -aún parcialmente- de su frustración en el debut, cuando quedó sin marca en salto con garrocha. Y aunque ya no podía pelear en la clasificación general, al menos consiguió el quinto puesto de esta segunda prueba con 4,92 metros, mientrsa el oro -y el triunfo de este martes 16 de octubre-iba para el francés Baptiste Thiery con nuevo récord de los Juegos: 5.32m.

A las 17.45 de este martes, Gustavo Agustín Osorio hizo su cuarto y último intento en jabalina. Estaba peleando en la zona de medallas y, aunque el finés Topias Laine ya había establecido claras diferencias, Osorio conservó una mínima ventaja sobre el checo Martin Florian para llevarse la medalla de plata. Momentos después, Osorio y Laine se estrecharon en un abrazo y todos marcharon a la zona de premiación, para disfrutar de sus momentos inolvidables.

Osorio es entrenado por su propio padre, quien también condujo la campaña de Braian Toledo cuando este conquistó el primer oro argentino con la jabalina en estos Juegos, en Singapur, ocho años atrás. En esta temporada, Gustavo Agustín cumplió paulatinos progresos hasta obtener la corona sudamericana u18 en Cuenca con un registro personal de 74.47 metros. Y así llegaba con ciertas ambiciones  a los Juegos.

El sábado, durante la primera ronda de jabalina, Osorio siguió progresando con sus 76.03m, marca sólo superada por el sudafricano Jano Esterhuizen (77.69). Topias Laine, procedente de Finlandia, la “patria” de los lanzadores de jabalina, se ubicaba en un expectante tercer lugar con 74.57.

En esta segunda y definitoria ronda del martes 16, Laine arrancó con todo (76.36), mientras Osorio cometía nulo en su primer intento. El segundo para el finés fue de 71.11 y Osorio se adelantaba con sus 74.25. Pero el tercero de Laine fue el que -finalmente- marcaría el rumbo de la prueba: 78.85. Osorio intentó equilibrarlo (72.44, 71.32), pero ya no estaba a su alcance, en tanto Florian se había acercado con sus 76.24.

Esta segunda ronda concluyó entonces con el finés al frente (78.85), Florian segundo (76.24) y otros dos hombres delante de Osorio: el indio Kunwer Aiai Rai Singh (75.06) y e lkeniata Ita Leshan (74.52). Osorio fue quinto con 74.25.

Y en la clasificación general, fue oro para Topias Laine, seguido por Osorio y Florian, con el keniata en cuarto puesto y quinto, el ecuatoriano Jean Mairongo.

Topias Laine había llegado como el número 4 del ránking mundial, con un mejor antecedente de 76.44 el pasado 12 de agosto en Espoo, durane los Campeonatos Nacionales de Finlandia, y además tenía la medalla de bronce en el Campeonato Europeo de Györ. Tanto el ganador de dicho campeonato, el polaco Marek Mucha, como su escolta, el griego Gerasmos Kalogerakis, con antecedentes de 80.01 y 77.45 respectivamente, estuvieron en Buenos Aires lejos de aquel nivel.

Un cierre inolvidable para Osorio (17 años, procedente de Marcos Paz) y para este promisorio equipo argentino, una buena plataforma de despegue hacia la recuperación de nuestro atletismo.

 

Foto: Gustavo Osorio, por Oscar Muñoz Badilla

 

Pedro Garrido, 5° en la clasificación general de vallas

Una de las revelaciones del equipo atlético argentino en estos III Juegos Olímpicos de la Juventud, que están concluyendo el martes 16 de octubre en el Parque Olímpico de Buenos Aires, es el vallista bonaerense -de General Villegas- Pedro Garrido. Tras imponer un nuevo récord nacional de los 400 metros vallas con 52s22 en el turno inicial, marco 54s56 para concluir 6° en la serie central de este martes. Por los tiempos acumulados, terminó 5° en la clasificación general.

La medalla de oro fue para el japonés Haruto Deguchi, quien ganó dicha serie central dle último día con 51s28, delante de los campeones europeos Daniel Huller (Hungría, 51s86) y Martin Fraysse (Francia, 52s72). Huller se quedó con la medalla de plata y Fraysse, con el cuarto puesto en la general, mientras la medalla de bronce correspondió a Mohammed Almuawi, de Arabia Saudita. El brasileño y campeón sudamericano u18 Cao de Almeida Alves Teixeira terminó 8° en la general.

Otro argentino que ya concluyó su performance es el recordman nacional u18 de saltotriple, Luciano Méndez, 13° en la general. Este martes saltó 14.62 m. La prueba consagró campeón al recordman mundial u18, el cubano Jordan Alejandro Díaz, quien saltó 17.04 en su segunda tanda. Díaz une este título a los que ya había logrado en los campeonatos mundiales u18 de Nairobi 2017 y u20 de Tampere 2018.

 

Foto: Pedro Garrido, por Oscar Muñoz Badilla

Sasia: “Un trabajo constante que dio frutos”

Por LUCIANA ARANGUIZ (Diario Clarín)

Si estaba nervioso, no se le notó. Con toda la naturalidad del mundo, Nazareno Sasia tomó la bala, se preparó y la lanzó a 21,25 metros en su último intento. Entonces la multitud explotó y el aire del estadio de atletismo del Parque Olímpico se llenó de aplausos. Él apretó los puños y saludó a la gente, que se bancó el calor y el fuerte sol de la siesta para verlo competir. Pero siguió tranquilo.

El oro estaba cerca. Había que esperar cómo terminaban los demás. Recién cuando la última marca apareció en la pantalla y quedó confirmado que nadie le podía quitar el primer puesto, se permitió festejar y corrió hasta la tribuna para un abrazo lleno de emoción y satisfacción con Sergio Alfonsini, su entrenador, y con Germán Lauro, su referente.

La historia de Nazareno Sasia, el pibe que lanza la bala más lejos que nadie entre los Sub 18

Sasia, líder del ranking mundial de su categoría, llegó a Buenos Aires 2018 como el gran candidato, pero nunca le pesó esa mochila de favorito. El entrerriano de 17 años ratificó ayer lo que había hecho en la primera etapa del lanzamiento de bala, consiguió la mejor marca en el cierre de la prueba y se consagró campeón en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

“Estoy tranquilo y muy contento a la vez. Se me pasaron por la cabeza todos los momentos que pasé entrenando y todo lo que hice para cumplir este sueño. Y eso es lo que se festeja: el esfuerzo. Éste es un logro muy grande”, afirmó Sasia.

Sasia, campeón en lanzamiento de bala. (Juan Manuel Foglia)

Sasia, campeón en lanzamiento de bala. (Juan Manuel Foglia)

Esos 21,25 metros de su último lanzamiento se sumaron a los 21,94 que había marcado el viernes, con récord nacional y sudamericano incluido, para terminar con 43,19 y dejar muy lejos a sus rivales. La plata fue el chino Jialiang Xing, que acumuló 41,74 (20,85 y 20,89) y el bronce para el italiano Carmelo Alessandro Musci, con 41,43 (20,67 y 20,76).

Su familia, sus amigos y quienes lo acompañaron durante los últimos años en el camino hacia estos Juegos saben que el entrerriano trabajó muy duro y sin descanso, que en el último año experimentó una evolución física y mental muy grande y que llegó a la cita olímpica en el instante justo.

Nazareno Sasia, en plena acción. (Juan Manuel Foglia)

Nazareno Sasia, en plena acción. (Juan Manuel Foglia)

“Sabía que necesitaba ser constante y que si no iba a entrenar un día no iba a ser lo mismo. Así que no falté nunca. Entrenábamos todos los días, con lluvia, con frío, con calor… Siempre. Por suerte todo eso dio sus frutos”, comentó Nazareno.

El lanzador reparte su tiempo entre Cerrito y Paraná. En la localidad ubicada a 50 kilómetros de la capital provincial, va a la escuela secundaria y sigue trabajando con Marcelo Borghello, su primer entrenador. Mientras que en Paraná se entrena todas las semanas junto a Alfonsini.

El buen estado físico y la buena técnica son consecuencia del trabajo con sus entrenadores -en estos Juegos lo acompaña el coach del seleccionado Julio Piñero-; y la tranquilidad con la que encaró cada prueba se la debe tal vez a un consejo de Lauro.

“Me dijo que en las competencias esté tranquilo, que piense sólo en lo que tengo que hacer y que no me deje llevar por lo de afuera. Así que traté de estar siempre metido en la prueba y enfocarme en lo mío, porque sabía que si me iba, por ahí las cosas no salían como yo quería. Por suerte terminó todo bien, así que estoy muy contento”, contó Sasia.

El entrerriano sabe que éste es sólo el comienzo. “Esta medalla es un logro muy grande, pero no termina acá. Quiero ir por más. Mi sueño es vivir la mayor cantidad de Juegos Olímpicos que pueda. Y para eso sé que hay que seguir trabajando”, reflexionó el flamante campeón olímpico, que en Buenos Aires 2018 logró el segundo oro para el atletismo en la historia de estos Juegos, después del de Braian Toledo en Singapur 2010. Y apunta aún más alto.

 

FOTO: Sasia en el podio, por Oscar Muñoz Badilla

Un regalo de Juan Román Riquelme para el flamante campeón

(Diario Clarín)

Nazareno Sasia vivió un día más que especial, inolvidable por donde se lo mire. A los 17 años, ese pequeño gigante se quedó con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Como si la bala no pesara esos 5 kilos, el chico de Cerrito, un pueblo a 50 kilómetros de Paraná, Entre Ríos, se quedó con los récords nacional y sudamericano y, como quien no quiere la cosa, reafirmó por qué lidera el ranking mundial en la categoría de menores de 18 años.

Pero faltaba algo más. Un detalle especial. Y llegó de la mano del ídolo de Nazareno: un tal Juan Román Riquelme. El mismo Riquelme al que Naza le había dedicado su medalla. Y el que enterado de su idolatría le hizo llegar un video especial para felicitarlo.

“Nazareno, te felicito, te mando un beso muy grande. Espero que estés disfrutando un día tan lindo como el de hoy. Te mando la camiseta argentina, espero que la disfrutes mucho. Abrazo, campeón“, se escucha de boca de Román en un breve video que dio a conocer la cuenta de Twitter LaMitadMas1.

Y si bien Sasia no apareció tras la publicación del video, no hay dudas de que fue el broche de oro de un lunes que quedará en su memoria para toda la vida. Autodefinido como un “defensor medio pelo” durante sus años como futbolista, Nazareno siempre admiró el talento del ex 10 de Boca. Y es por eso que además de saludarlo, Román le envió su camiseta autografiada.

Y no hay dudas de que le encantaría conocerlo en persona. Sería el saludo de dos campeones olímpicos, ya que Riquelme  se quedó con la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Foto: Nazareno Sasia, por Oscar Muñoz Badilla