Medallas Argentinas en Cochabamba

Con las medallas doradas en la prueba de 400 metros con vallas, Argentina consiguió –faltando una jornada- cuatro medallas de oro: Jennifer Dahlgren 70.98 y Joaquín Gómez 75.10 en martillo, Fiorella Chiappe y Guillermo Ruggieri en 400 con vallas y cinco medallas de bronce: Carlos Layoy salto en alto 2.25, Braian Toledo en lanzamiento de jabalina con 78,57, Federico Bruno en 1500 metros llanos 3.53.34, Micaela Levaggi en 1500 llanos 4.30.88 y  Ailén Armada en lanzamiento de disco con 48.77.

Las fotos de los atletas argentinos pertenecen a: Oscar Muñoz Badilla y Marcelo Szwaecfiter.

Fiorella completó la gran jornada argentina

Dentro de unos Juegos Sudamericanos cuyo segmento atlético tiene un nivel superlativo, y que culmina este viernes 8 de junio en el Estadio Municipal de Cochabamba, la Argentina ya acumula cuatro medallas doradas. Después de los triunfos de Joaquín Gómez y Jennifer Dahlgren en lanzamiento del martillo, se agregaron el espectacular registro de Guillermo Ruggeri en los 400 metros con vallas (49.28, récord nacional). Y en la misma especialidad, pero entre las damas, Fiorella Chiappe alcanzó su consagración con 56s.39, derrotando a quienes la habían superado casi un año atrás en el Sudamericano de Asunción (la colombiana Melissa González, ahora subcampeona con 56.86, y la panameña Gianna Ursula Woodruff, recordwoman sudamericana, que esta vez marcó 57s68).

En esta misma jornada del jueves, se sumó otra medalla de bronce, con Ailén Armada en lanzamiento del disco, escoltando a las brasileñas Andressa Oliveira de Morais (58.86) y Fernanda Raquel Borges (57.29).

A pesar de las dificultades que representa competir en la altura para nuestros fondistas, Florencia Borelli incursionó en los 5.000 llanos, ocupando el cuarto puesto con 18m01s76 (las peruanas concretaron allí el 1-2 con Saida Irma Meneses y Luz Mery Rojas, seguidas por la ecuatoriana Carmen Amelia Toaquiza).

Y en el salto con garrocha, donde la venezolana Robeilys Peinado tuvo un desempeñó de primer nivel mundial con sus 4.70, Valeria Chiaraviglio fue cuarta con 3.70. Este viernes, su hermano Germán intentará conseguir una nueva medalla en la misma prueba, entre los hombres.

FOTO: Fiorella Chiappe en el podio, por Oscar Muñoz Badilla desde Cochabamba

RUGGERI, FANTASTICO: 49s.28 en 400 VALLAS Y ORO, JUNTO A CHIAPPE

En una de las más notables actuaciones que un atleta argentino de pista haya registrado en las últimas dos décadas, Guillermo Ruggeri estableció una marca de 49 segundos y 28 centésimas en los 400 metros con vallas para obtener –este jueves- la medalla de oro de los Juegos Sudamericanos, en el Estadio Municipal de Cochabamba. Ruggeri pulverizó su propio récord nacional de 49s69, que había fijado el 6 de agosto del año pasado, cuando alcanzó las semifinales del Campeonato Mundial en Londres.

En esta misma jornada, su novia y compañera de entrenamientos Fiorella Chiappe también dio la nota al obtener el título en esa prueba para damas con 56s.39, derrotando a quienes la habían superado en el Sudamericano de Asunción 2017: la colombiana Melissa González (hoy 56s86) y la panameña y recordwoman sudamericana Gianna Woodurff (57s68), ambas residentes en Estados Unidos.

Ruggeri, oriundo de Maipú (Mendoza) se llevó el título de estos Juegos delante del chileno Alfredo Emilio Sepúlveda (49s62) y del brasileño Marcio  Soares Teles (49s78), quien asomaba como favorito de acuerdo a sus antecedentes “vecinos” a los 49 segundos. El uruguayo Andrés Silva, ex semifinalista mundial y múltiple campeón sudamericano e iberoamericano, quedó cuarto con 50s29.

Ruggeri, de 26 años, había desarrollado la mayor parte de su campaña como decathleta. Sin embargo, desde hace dos temporadas se ha especializado en los 400 metros con vallas y su progresión fue fulminante. A principios de 2017 quebró el legendario récord nacional de Juan Carlos Dyrzka (49s82), que estaba por cumplir medio siglo. Lo hizo en Santiago de Chile y, meses después, logró –también con récord- el título sudamericano en Asunción, para seguir su escalada en el Mundial de Londres. También fue semifinalista de los Juegos Mundiales Universitarios, en Taipei.

Tanto Ruggeri como Chiappe son preparados técnicamente por el profesor Carlos “Yoyo” López, en Gimnasia y Esgrima.

Fotos: Oscar Muñoz Badilla

El salto soñado de Carlos Layoy

Después de perseguir este objetivo por varias temporadas, el correntino Carlos Daniel Layoy lo concretó: ya es uno de los poseedores del récord nacional de salto en alto, especialidad que viene dominando en nuestro país desde comienzos de esta década (ya acumula ocho títulos argentinos de mayores consecutivos, desde 2011 hasta ahora). Layoy, en la mejor actuación de su campaña, pasó la varilla a 2,25 metros para llevarse la medalla de bronce en estos Juegos Sudamericanos, en el Estadio Municipal de Cochabamba, donde el venezolano Eure Yáñez -también campeón sudamericano vigente- retuvo su medalla de oro del 2014, quedando segundo el brasileño Fernando Carvalho Ferreira con el mismo registro que el argentino.

Nacido el 26 de febrero de 1991 en Paso de los Libres, Layoy jugó fútbol de chico, pero se entusiasmó con el atletismo, y específicamente con el salto en alto, al ganar los Juegos Evita. Dominó la prueba a nivel nacional en las categorías promocionales y poco después recibió la beca para radicarse, estudiar y entrenar en buenos Aires. Aquel futuro se presentaba promisorio, ya que ganó el título sudamericano u18 en el 2008 y, al año siguiente, el sudamericano junior en Sao Paulo con 2.14 metros, además de quedar 5° en el Panamericano de la misma categoría en Port-of-Spain con 2.09. Su despedida de juniors fue a toda orquesta, con la medalla de bronce en el Iberoamericano de San Fernando (España) y un registro de 2.18 -segundo del historial nacional de la categoría- y el 7° puesto en el Mundial u20 de Moncton (Canadá) con 2.17. En esa temporada del 2010 también alcanzó el cuarto lugar en los Odesur de Medellín con 2.09.

El tránsito a mayores se hizo más complicado, dada la exigencia de esta prueba y el buen nivel que varios sudamericanos alcanzaron en la misma. El ecuatoriano Diego Ferrin, proveniente de las pruebas combinadas, era el nombre dominante en aquel momento como hoy lo es Eure Yáñez, mientras atletas del calibre de los brasileños Talles Frederico Souza Silva y el citado Carvalho Ferreira también son rivales frecuentes desde aquel momento.

Layoy representó a la Argentina en las pruebas internacionales desde aquel momento, con esta serie:

2011, medalla de bronce en el Sudamericano de Buenos Aires con 2,20 m. y 10° puesto en los Juegos Panamericanos de Gualajara con 2.18

2012, subcampeón sudamericano u-23 en Sao Paulo, escoltando a Souza Silva, y sexto en el Iberoamericano de Barquisimeto con la misma marca.

2013, 5° en el Sudamericano de Cartagena, nuevamente ganado por Souza Silva.

2014, 4° en el Iberoamericano de Sao Paulo con 2.21 y medalla de bronce en los Odesur de Santiago de Chile con 2.18.

2015, 6° en el Sudamericano de Lima con 2.05

2016, 8° en el Iberoamericano de Rio con 2.15

2017, 4° en el Sudamericano de Asunción con 2.16 y 9° en los Juegos Mundiales Universitarios de Taipei con 2.20.

Pero su progresión individual no se detuvo -a la par de ganar fogueo en aquellas competiciones- y ya cuenta con 20 participaciones por arriba de los 2.20 metros, un índice de su calidad. Su mejor marca hasta ahora eran los 2.24 logrados el 24 de noviembre del 2012 en Buenos Aires y que había alcanzado nuevamente hace pocas semanas (12 de mayo) en Buenos Aires. Quedaba a tiro del récord nacional que el actual entrenador de los seleccionados, Fernando Pastoriza, había establecido el 23 de julio de 1988 en México y que el formoseño Erasmo Jara igualara en Rosario, el 11 de mayo de 2002. Finalmente, Layoy lo concretó, inscribiendo así su nombre junto a los grandes exponentes que nuestro atletismo tuvo en esta especialidad, desde el recordado olímpico Valerio Vallania, hasta le mismísimo Luis Brunetto, desde Horacio Martínez del Sel hasta Luis Barrionuevo o Daniel Mamet en tiempos más cercanos.

 

Foto: Gentileza Oscar Muñoz Badilla, desde Cochabamba